El héroe norteamericano al que su presidente se negó a recibir por ser negro

Cuaderno de Historias
Jesse Owens en lo más alto del podio en los Juegos Olímpicos de 1936 (Wikimedia commons)

Entre el 1 y el 16 de agosto de 1936 se disputaron en Berlín los XI Juegos Olímpicos, los cuales debían servir como escaparate internacional del Tercer Reich de Adolf Hitler y una forma de ‘vender su imagen’ al exterior, algo que consiguió en vista a que en los dos siguientes años fue nominado al Premio Nobel de la Paz y nombrado ‘Hombre del Año de 1938’ por la prestigiosa revista Times.

Pero aquellos Juegos Olímpicos también se le atragantaron a Hitler debido a que tuvo que presenciar como un atleta de piel negra (el estadounidense Jesse Owens) ganaba cuatro medallas de oro (3 individuales –en 100 y 200 metros lisos y salto de longitud- y una con el equipo de relevos 4x100 metros).

[Te puede interesar: Roger Bushell el héroe al que jamás condecoraron]

Hitler se propuso tan solo aplaudir aquellos triunfos conseguidos por deportistas blancos, sin tener en cuenta la nacionalidad, pero se negaba a ovacionar a un negro. Lo mismo iba a hacer a la hora de estrechar la mano de los atletas, por lo que fue advertido por los miembros del Comité Olímpico de que debía saludar a todos o a ninguno. Como es de imaginar optó por no hacerlo y ni tan siquiera estuvo presente en la entrega de medallas.

Muy comentado fue el desplante que hizo el Führer a Jesse Owens, a quien la prensa internacional llegó a calificar incluso como héroe y muchos fueron los que utilizaron su origen afroamericano para demostrar a los nazis lo equivocados que estaban con su absurda argumentación sobre la supremacía de la raza aria por encima de todas las demás.

Jesse Owens, el héroe norteamericano al que su presidente se negó a recibir por ser negro (Wikimedia commons)

Pero tal y como indica la famosa cita bíblica de San Lucas (4, 24) Nadie es profeta en su tierra’ esto es lo que le ocurrió a Jesse Owens, quien fue alabado por medio planeta por su gesta olímpica pero prácticamente ignorado en su propio país, donde en lugar de ser tratado como un ídolo (algo que sí ocurrió con otros compañeros suyos de equipo a pesar de haber ganado menos medallas) se le arrinconó por intereses políticos.

En 1936 la segregación racial en la sociedad norteamericana todavía estaba en su máximo apogeo, por lo que se le cerraron muchas puertas tan solo por el color de su piel.

Incluso perdió la licencia como atleta profesional al negarse a realizar una gira por Europa con otros deportistas estadounidenses donde debía viajar y alojarse separado de los blancos.

[Te puede interesar: El héroe de la IGM que quedó en el olvido por su origen indígena]

El entonces Presidente de los EEUU, Franklin D. Roosevelt, se encontraba en plena campaña para ser reelegido en las elecciones presidenciales que se celebrarían el 3 de noviembre de ese mismo año. Por tal motivo se negó a recibir en la Casa Blanca a Jesse Owens y ni tan siquiera le envió un telegrama felicitándolo, algo que sí que hizo con otros atletas, entre ellos Glenn Morris quien tan solo había ganado una medalla en decatlón.

Fue el propio Roosevelt quien comunicó a su equipo de campaña (del Partido Demócrata) la inconveniencia de recibir a Owens y las consecuencias que acarrearía si mostraba simpatías por el atleta afroamericano de cara al electorado de los Estados del Sur, donde todavía existía una gran mayoría de personas segregacionistas.

Según indican múltiples fuentes, Jesse Owens llegó a declarar sobre este asunto lo siguiente:

“Cuando volví a mi país natal, después de todas las historias sobre Hitler, no pude viajar en la parte delantera del autobús. Volví a la puerta de atrás. No podía vivir donde quería. No fui invitado a estrechar la mano de Hitler, pero tampoco fui invitado a la Casa Blanca a dar la mano al Presidente”

Postal de los años 40 sobre un par de los muchos fallidos negocios de Jesse Owens (Wikimedia commons)

Jesse Owens trató de entrar en negocios de representación de deportistas, aunque fracasó y se arruino en varias ocasiones. Lo mismo le ocurrió tras prestar su imagen para varias marcas y comercios de material deportivo. No volvió a competir profesionalmente nunca más y falleció el 31 de marzo de 1980, a la edad de 66 años, a causa de un cáncer de pulmón tras convertirse en un fumador empedernido.

Pocos fueron los reconocimientos que se le hicieron en vida (el más significativo la ‘Medalla Presidencial de la Libertad’ en 1976). Curiosamente en 1981, un año después de su fallecimiento, se instauró el prestigioso ‘Premio Jesse Owens’ que se entrega anualmente al mejor atleta estadounidense.

Fuentes: The Jesse Owens Story / nytimes / Triumph: The Untold Story of Jesse Owens and Hitler's Olympics

[Te puede interesar: La cineasta que rodó el documental sobre los Juegos Olímpicos de 1936 y  ayudó a encumbrar a Hitler]