El héroe de la IGM que quedó en el olvido por su origen indígena

Alfred López
Francis Pegahmagabow, el soldado más condecorado la historia militar de Canadá y más eficaz francotirador en la IGM (warmuseum)
Francis Pegahmagabow, el soldado más condecorado la historia militar de Canadá y más eficaz francotirador en la IGM (warmuseum)

En los cuatro años que lleva en marcha el blog Cuaderno de Historias he publicado posts sobre los soldados más condecorados, aquellos que pasaron inadvertidos, los que quedaron en el olvido o sobre el trato que recibieron los grupos étnicos en Canadá durante un buen puñado de décadas. Y es que en la entrada de hoy os traigo el relato sobre un hombre que reúne todas estas cosas y que los libros de Historia del país en el que nació y por el que luchó lo han dejado, injustamente, en el semiolvido a pesar de haber sido el soldado más condecorado, por su valentía, en la historia militar de Canadá y el más eficaz francotirador durante la Primera Guerra Mundial.

[Te puede interesar: Roger Bushell el héroe al que jamás condecoraron]

Su nombre era Francis Pegahmagabow y nació en 1891 en la reserva de la tribu Ojibwa en Shawanaga, un lugar donde creció y fue criado por una de las familias de la comunidad nativa al quedar huérfano a muy temprana edad.  

El estallido de la Primera Guerra Mundial hizo que Canadá tuviese que participar en la misma, debido a que por aquel entonces todavía era una colonia británica. Pero el país norteamericano tenía un pequeño problema ya que no disponía de un servicio militar obligatorio, lo que les obligaba a mandar a Europa cuatro unidades repleta de voluntarios.

Cartel de reclutamiento canadiense usado en la IGM (Wikimedia commons)
Cartel de reclutamiento canadiense usado en la IGM (Wikimedia commons)

Para ello en la primera campaña de alistamiento fueron muy rigurosos a la hora de elegir quiénes serían los soldados que formarían parte del primer contingente que iría al frente y lucharía en las batallas que estaban teniendo lugar en el continente.

Francis Pegahmagabow tenía por entonces 25 años y estaba trabajando en el cuerpo de bomberos del Departamento de Marina y Pesca, pero no dudó ni un instante en alistarse en el ejército. Su gran preparación física e intuición a la hora de situarse en el campo de batalla lo hicieron destacar por encima de sus compañeros y, a pesar de haber sido herido de importancia en un par de ocasiones, en cuanto podía volvía a colocarse en primera línea de fuego.

[Te puede interesar: Un manual para ser el héroe perfecto]

La primera batalla en la que participó fue la que tuvo lugar entre el 22 de abril y el 25 de mayo de 1915 en Ypres (Bélgica), una cruenta batalla que pasó a la Historia por ser la primera vez en la que un ejército (el del Imperio Alemán) utilizaba armas químicas  (gas chlorine).

Pegahmagabow no fue un soldado como el resto de sus compañeros y destacó por sus habilidades físicas y, sobre todo, por el reconocimiento del terreno y saber moverse entre el fuego enemigo gracias a todo el aprendizaje que adquirió desde niño en la reserva en la que vivió.

Entre las muchas cosas destacable que realizó fue la de apresar a trescientos soldados enemigos y batir a 378 más gracias a su excelente dominio de las armas de fuego, convirtiéndose en un experimentado francotirador y siendo reconocido como el más eficaz de todos los que participaron en la IGM.

Medallas con las que fue condecorado Francis Pegahmagabow (warmuseum)
Medallas con las que fue condecorado Francis Pegahmagabow (warmuseum)

Su valentía y forma de obrar en las batallas en las que participó le proporcionaron ser distinguido con varias medallas al mérito y valor, lo que también lo convirtió en el soldado más condecorado en la historia militar de Canadá.

[Te puede interesar: Audie L. Murphy, el soldado norteamericano más condecorado de la Segunda Guerra Mundial]

Pero, así como compañeros suyos que tuvieron mucho menos protagonismo durante la guerra fueron recibidos en olor de multitudes y recibieron numerosos homenajes, el retorno a Canadá de Francis Pegahmagabow pasó sin pena ni gloria y casi desapercibido. Todo por su origen étnico en una época en la que los gobernantes del país intentaban mantener aisladas a las diferentes reservas y tribus, abusando continuamente del poder que ejercían sobre ellos y utilizándolos en infinidad de ocasiones como conejillos de indias en experimentos científicos.

Este fue uno de los motivos por los que Pegahmagabow se metió años después en política municipal e intentó combatir las injusticias y desigualdades que los nativos padecieron a lo largo de los años por culpa de unos políticos marcados por su pronunciado carácter racista.

Fuentes de consulta: elgrancapitan / warmuseum / Out of Nowhere (Google Books)

[Te puede interesar: Espeluznantes experimentos médicos sobre niños aborígenes del Canadá]