Heliogábalo, el adolescente y promiscuo emperador romano que llegó a prostituirse

Alfred López
Cuadro representando una bacanal en la Antigua Roma realizado por el artista Auguste Léveque (Wikimedia commons)
Cuadro representando una bacanal en la Antigua Roma realizado por el artista Auguste Léveque (Wikimedia commons)

La Historia del Imperio Romano y sus emperadores está llena de intrigas, asesinatos y traiciones, la mayoría de ellas protagonizadas por miembros de la misma familia que ansiaban alcanzar el poder.

Entre las muchas y perversas personas que manejaban lo enmarañados hilos se encontraba la ambiciosa y perversa Julia Mesa, quien junto a su hermana Julia Domna hicieron y deshicieron a su antojo y capricho, colocando como emperadores a quienes ellas más les convenía y del mismo modo se libraban de ellos cuando no les eran de utilidad.

[Te puede interesar: Locusta, la primera asesina en serie del Imperio Romano]

Tras el asesinato en el año 217 d.C. del emperador Lucio Septimio Basiano (Caracalla) por encargo de Marcus Opellius Macrinus (Macrino) y el nombramiento de éste como emperador, tras haber pagado convenientemente a un buen número de soldados y senadores romanos, se abrió una lucha por parte de la dinastía Severa (a la que pertenecía Caracalla y que había sido enviada al exilio por Macrino), para recuperar el control del imperio y el cargo para la familia.

Julia Mesa organizó el complot para que un año después su nieto Vario Avito Basiano (Heliogábalo), de apenas 14 años de edad, liderase la lucha y se alzase en el puesto de emperador.

Pero con el nombramiento de Heliogábalo llegaron los desmanes, excesos y un descontrol total durante los cuatro años que se mantuvo en el poder.

Busto de Heliogábalo exhibido en los Museos Capitolinos (Wikimedia commons)
Busto de Heliogábalo exhibido en los Museos Capitolinos (Wikimedia commons)

A pesar de que era su abuela quien decidía la mayoría de asuntos de Estado, Heliogábalo se dejó llevar por su inexperiencia y juventud y cayó en manos de todos aquellos placeres que su cargo de emperador le ofrecía.

Entre sus muchas excentricidades estaba la orden para que lo veneraran como si de una deidad se tratase, colocando su retrato por encima de la escultura de la Diosa Victoria, algo que llegó a molestar profundamente a los miembros del senado.

[Te puede interesar: Julio César, el asesinato que cambió la Historia de la Antigua Roma]

También cabe destacar las orgias sexuales que se hicieron comunes en la residencia del joven emperador, manteniendo relaciones tanto con mujeres como con hombres.

Llegó a casarse en cuatro ocasiones (en un periodo de cuatro años), pero con quien mantuvo la relación sentimental más importante fue con Hierocles, un joven esclavo del que se enamoró perdidamente y al que consideraba su ‘verdadera esposa’.

Según relata el historiador Dion Casio Coceyano, en su obra ‘Historia de Roma’ (escrita durante 22 años en 80 volúmenes), el desmadre sexual de Heliogábalo fue tal que incluso llegó a prostituirse y ofrecer sus servicios en algunos burdeles e incluso en su propio palacio, travistiéndose de mujer y asomándose para atraer a los transeúntes con quienes practicaba sexo.

La situación llegó a convertirse en insostenible y una gran parte del senado pedía la destitución del joven emperador. Cabe destacar que Julia Mesa había conseguido ser nombrada ‘senadora’ (junto a Julia Soemia, madre de Heliogábalo) y estaba acaparando tanto poder en la sombra que era conocida por ser la mujer más poderosa e influyente de todo el Imperio Romano.

[Te puede interesar: Pornocracia, cuando las cortesanas gobernaban en el Vaticano]

Pero según iba pasando el tiempo el emperador iba haciendo menos caso a las instrucciones de su abuela, queriendo ser él quien tuviese todo bajo control, aunque evidentemente, por su forma de actuar era un descontrol.

Esto motivó que, en el año 222 (cuatro después de alcanzar el poder), Julia Mesa urdiese un nuevo plan con el que reemplazar a Heliogábalo por su otro nieto Marco Aurelio Severo Alejandro (Alejandro Severo), cinco años menor que él y contaba por entonces con 13 años de edad.

Finalmente fue la propia Guardia Pretoriana quien movió ficha y el 11 de marzo de 222 apresó y mató a Heliogábalo, nombrando a Alejandro Severo emperador de los romanos.

 Cabe destacar que, según algunos historiadores de nuestra época, muchos de los excesos sexuales atribuidos a Heliogábalo realmente no tuvieron lugar y que fueron una invención de aquellos que quisieron acabar con su figura y desprestigiarlo, existiendo más ficción que realidad en esas historias.

 Fuente de consulta: uchicago

[Te puede interesar: El infanticidio, práctica común en el Imperio Romano]