El mito de los ovnis construidos por los nazis

Alfred López
Cuaderno de Historias

La leyenda sobre los ovnis que fueron construidos por los nazis es una de esas historias que nace de la imaginación de alguien y que, a través de los años, logra ir haciéndose un hueco entre los seguidores de los temas relacionados con la ufología y, sobre todo, con aquellos amantes de la teoría de la conspiración.

Miles son las páginas en las que podemos encontrar información que intenta avalar la directa relación que hubo entre los nazis y su afán en construir aeronaves extraterrestres. El hecho de que a Hitler, debido a su débil y delirante estado mental, le interesasen los temas esotéricos, dio mucha cancha a aquellos que han querido aprovechar el tema para explotarlo y crear falsas historias, que un buen puñado de personas ha llegado a creérselas.

Dichas fuentes apoyan sus argumentos en un supuesto ovni que cayó en las inmediaciones de la ciudad de Berlín en 1939 y cuya tecnología fue estudiada detenidamente por ingenieros y científicos bajo las órdenes del Tercer Reich.

[Relacionado: Luces que confundimos con Ovnis]

A partir de ahí se inició el proyecto Haunebu, con el cual se pretendía construir avanzados aparatos de vuelo desde una base de experimentación científica y militar que los nazis instalaron en la Antártida.

Evidentemente, todo esto está apoyado sobre conjeturas y múltiples documentos e imágenes que los expertos han demostrado que habían sido manipulados. Algunos de esos documentos hablan de cómo los pilotos aliados habían avistado esferas voladoras a las que describían como 'bolas brillantes' que se situaban junto a ellos y a las que era imposible derribar.

Pero muchos son los entendidos en el tema que aseguran que desde la prensa de las fuerzas aliadas se intentaba 'satanizar' al enemigo nazi asegurando que disponía de tecnología desconocida y posiblemente maléfica. La opinión pública, amante de este tipo de noticias, se tragaba todo lo que se iba publicando sobre el enemigo alemán y todos sus perversos experimentos.

Numerosas fuentes apuntan hacia la  misteriosa Sociedad Vril como instigadora de los proyectos desarrollados desde el Tercer Reich, y que tenían como base la seudociencia y el esoterismo. Pero, ¿existió realmente dicha sociedad o es simplemente fruto de múltiples obras literarias de ciencia ficción?

El científico Rudolph Schriever ha sido citado en numerosos artículos como uno de los artífices en el diseño y desarrollo de las aeronaves en forma de platillos volantes, poniendo verdadero empeño en lograr una tecnología que lograse el despegue y aterrizaje de forma vertical. No hay ninguna evidencia que confirme que lo consiguiese.

Arthur Sack también consta como uno de los impulsores de este tipo de aeronaves, presentando varios diseños de modelos de aviones dinámicos y con las alas circulares; pero la poca viabilidad del proyecto hizo que no pasasen de ser simples prototipos.

[Relacionado: Cómo crear ovnis usando un truco de magos]

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines