El mapa que ‘predijo’ América

Alfred López
Cuaderno de Historias

Desde el año 2003 se encuentra en la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, tras ser adquirida por 10 millones de dólares, la única copia que existe (de 1.000 ejemplares que se realizaron en su día) del mapamundi, compuesto de 12 planchas, calificado como el primer documento de la historia que nombra al continente con el nombre de 'América'.

El clérigo alemán Martín Waldseemüller dibujó este atlas llamado "Universalis Cosmographi" en 1507 y el misterio ronda la cabeza de historiadores e investigadores que tratan de averiguar cómo pudo realizar un mapa tan exacto en el que aparecía el contorno occidental de Sudamérica muchos años antes de que  el Océano Pacifico fuese descubierto.

Martín Waldseemüller bautizó al nuevo mundo con el nombre de América, en honor a Américo Vespucio y su teoría de que las tierras descubiertas por Cristóbal Colón no pertenecían a las Indias Occidentales, sino a un nuevo continente.

El mapa fue creado trece años después de que Colón desembarcase por primera vez en el Hemisferio Occidental.  El duque de Lorena reunió a Waldseemüller y un grupo de académicos, en un monasterio en Saint-Dié, (Francia) para elaborar un nuevo atlas. El resultado, publicado dos años más tarde (1507), es increíblemente preciso y sorprendentemente moderno.

La carta ofrece una descripción bastante correcta de la costa oeste de América del Sur. Pero, según la historia, Núñez de Balboa no llegó al Pacífico por tierra hasta 1513 y Fernando de Magallanes no cruzo por el estrecho que llevaría su nombre (punta sur del continente) hasta 1520.

A partir de los escritos presentados por los navegantes que viajaron hasta el nuevo mundo (incluidos los presentados por Américo Vespucio) no era posible determinar en 1507 tanta exactitud para elaborar el nuevo mapa, por lo que algunos investigadores no descartan que Waldseemüller recibiese información adicional por parte de algún navegante que, previamente, habría realizado un viaje hasta el lugar sin haberlo dado a conocer.

No obstante, de ser así... ¿por qué solo Martín Waldseemüller recibió esa información y no se dio a conocer al mundo? o, ¿acaso nos encontramos ante el caso de un cartógrafo visionario?

Tienes más info en la web de la Biblioteca del Congreso