El hombre que construyó un palacio con sus propias manos

Todo aquel que se encuentre viajando por Francia y visite sus muchísimos lugares de interés, si se acerca hasta la población de Hauterives (en la región de Ródano-Alpes) se encontrará con una de las edificaciones más singulares y curiosas que existen en toda aquella zona.

Los paisajes franceses destacan por el gran número de castillos y palacios que un viajero puede ir viendo a lo largo de sus carreteras, pero tan solo hay uno que es llamado ‘Le Palais idéal’ (El Palacio Ideal). Lo singular de dicha construcción es que fue levantado por una sola persona a lo largo de 33 años de su vida.

Su autor fue Ferdinand Cheval, un cartero rural, de carácter reservado y pocos amigos entre sus convecinos (a pesar de ser el que les llevaba la correspondencia diariamente).

[Te puede interesar: El español que colocó la primera piedra de la Casa Blanca]

El señor Cheval recorría a diario los 32 kilómetros de la larga ruta de reparto que se le había asignado. Ya podía llover, nevar o hacer un calor espantoso, pero no faltaba ni un solo día a su servicio de reparto postal.

Ese mismo empeño se lo puso a la afición que adquirió de construir él mismo, y sin el menor conocimiento de arquitectura, de un palacio que había imaginado en sueños. La inspiración se la dio una piedra que encontró por un camino en una de sus muchas rutas como cartero. Llamó su atención y se lo guardo en el bolsillo.

Era el mes de abril de 1879 y en aquel momento contaba con 43 años de edad. Esa fue la primera piedra que colocó en lo que se convertiría con los años en ‘Monumento histórico y Patrimonio cultural de Francia’, declarado en 1969 por el Ministro de Cultura André Malraux.

Diariamente iba recogiendo las piedras más llamativas y singulares que se iba encontrando. Al principio se las guardaba en un bolsillo, poco después en un canasto y acabó transportándolas en una carretilla.

[Te puede interesar: Germania, la supercapital mundial que Hitler soñó construir]

Su faraónica obra iba cogiendo poco a poco forma. No tenía ni la más mínima idea de cómo debía hacerlo, pero la intuición lo guiaba. Evidentemente el estilo arquitectónico de Cheval distaba muchísimo de los cánones que hasta el momento se había utilizado. Mezclaba distintas técnicas y algunos trozos parecían un collage de diferentes formas. Personajes tan dispares como Julio César o Arquímedes eran representados y tenían hueco en el monumento.

Uno de los méritos de este constructor aficionado era que jamás había viajado más allá de cincuenta kilómetros de su población, por lo que poco había visto o conocido sobre otras construcciones, a no ser que fuese a través de las ocasionales tarjetas postales que de vez en cuando tenía que llevar a algún destinatario.

Tras diez mil días de trabajo ininterrumpido (33 años) en 1912 terminó por fin su gran obra, el lugar en el que querría que descansasen sus restos una vez fallecido. Se encontraba viejo y fatigado. En aquel momento contaba con 76 años de edad y se había jubilado 16 años antes, invirtiendo desde entonces prácticamente todas las horas que disponía.

[Te puede interesar: El ambicioso plan para ampliar la ciudad de Nueva York]

Pero sin esperárselo, se encontró con una fatal noticia: las autoridades municipales de Hauterives no concedieron permiso para que, una vez falleciese, Cheval pudiese ser enterrado en aquel lugar que tanto trabajo y esfuerzo le había costado, pues no se consideraba un lugar adecuado para ello.

Ni corto ni perezoso, Ferdinand Cheval decidió comprar con los ahorros que le quedaban un terreno en el cementerio local, lugar en el que dedicó la siguiente década de su vida a construir un mausoleo en el que sí podría ser enterrado y descansar en paz eternamente.

El 19 de agosto de 1924, poco más de un año después de terminar el trabajo en realizar su tumba, Ferdinand Cheval falleció a la edad de 88 años.

Los reconocimientos a su majestuosa obra, la cual bautizó como ‘Le Palais idéal’ no le llegaron hasta después de morir. Figuras tan relevantes como Picasso o André Breton alabaron y se interesaron por su trabajo, siendo mencionado en múltiples obras de otros artistas que llegaron a inspirarse en su arte marginal.

El Palacio Ideal se ha convertido en un lugar de paso obligatorio para miles de turistas que viajan por la zona, siendo utilizado por el consorcio que lo gestiona para numerosas actividades culturales, entre las que está un importante festival de conciertos de actuaciones musicales con artistas de gran prestigio.

Fuentes: mhomes / elbauldejosete / facteurcheval

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente