Un doble del General Montgomery para engañar a los nazis el Día D

Cuaderno de Historias
El actor Clifton James (dch) fueel doble del Gral. Montgomery (izq) para engañar a los nazis (Wikimedia commons)

Sin lugar a dudas, una de las operaciones militares más conocidas y que mayor éxito proporcionó a los Aliados durante la Segunda Guerra Mundial fue el famoso Desembarco de Normandía que tuvo lugar el 6 de junio de 1944 y del que se conmemora el 70 aniversario.

El Día D consistía en invadir la Europa continental para liberarla del ejército alemán. Se eligió la provincia francesa de Normandía (en el noroeste del país), siendo planeado durante largo tiempo con el fin de conseguir que fuese un aplastante y determinante éxito.

Los nazis eran conocedores de las intenciones aliadas, aunque les faltaba saber los datos más importantes: el lugar y la fecha. Por tal motivo, tanto británicos como estadounidense, estuvieron trabajando en múltiples planes con los que engañar a los germanos.

Desde mensajes en clave publicados a través de crucigramas, pasando por falsos espías que se travestían o colocar a sus más insignes mandos en diversos puntos geográficos con los que despistaban a los espías alemanes y éstos retransmitían información equivocada sobre cuándo y dónde se realizaría el ataque.

[Relacionado: Cuando la policía franquista detuvo a un espía británico travestido de mujer]

El Día D, Desembarco de Normandía el 6 de junio de 1944 fue una de las operaciones más importantes y decisivas de la IIGM

Una de ellas fue la ‘Operación Copperhead’, la cual consistía en un engaño por parte de los británicos haciendo aparecer, unos días antes de la fecha elegida para el desembarco, al insigne General Montgomery  en un lugar totalmente diferente y distante a donde se produciría realmente. Pero para ello no podían usar al verdadero militar, ya que éste era necesario que estuviese en el cuartel general Aliado de Gran Bretaña, por lo que se optó por utilizar a un doble.

Varios fueron los candidatos a encarnar un papel que no les otorgaría premios cinematográficos ni el aplauso de la prensa y público, pero que sería esencial en el éxito del Desembarco de Normandía. En un principio se pensó en el actor Miles Mander quien un año antes había intervenido en la película ‘Cinco tumbas al Cairo’, donde interpretaba un pequeño papel  encarnando al propio Bernard Montgomery, pero a la hora de citarlo se dieron cuenta que era bastante más alto que el verdadero militar.

[Relacionado: Elvira Chaudoir, la Mata Hari peruana que engañó a los nazis]

Se barajaron nombres de otros actores como David Niven, pero éste era demasiado popular por aquella época y hubiese sido fácilmente reconocido, además de ser veinte años menor que el general, por lo que hubiesen tenido que utilizar mucho maquillaje y prótesis para envejecerlo.

La casualidad hizo que uno de los ideólogos de la operación viese en un periódico local la fotografía del actor australiano Meyrick Edward Clifton James, quien se parecía al Montgomery como si de su hermano gemelo se tratase. A través de Niven lo convocaron a una reunión y allí se le explicó en qué consistiría el plan y su trabajo.

[Relacionado: El crucigrama del The Daily Telegraph que casi da al traste con el Día D]

Entrevista a Clifton James en el periódico The Sydney Morning Herald del 17 Agosto 1946 (News Google)

El hecho de que fuesen como dos gotas de agua era perfecto, pero la operación peligraba de salir bien a causa de unos cuantos problemas que se les planteaba: Montgomery era abstemio y sin embargo Clifton James era muy aficionado al whisky y al tabaco. Tuvo que comprometerse a que durante todo el tiempo en el que estuviera en marcha el plan no podría tomar ni una sola copa de alcohol ni fumarse ni un cigarrillo, de ser así todo podría irse al garete.

También contaban con el inconveniente de que al actor le faltaba el dedo medio de su mano derecha, el cual había perdido durante la Primera Guerra Mundial. A penas quedaba tiempo y tan solo faltaban unas cuantas semanas para que se produjese el desembarco, por lo que iban a contrarreloj, así que optaron por confeccionarle un dedo ortopédico y seguir adelante con el plan.

Tras unos días aprendiendo cómo se movía, gesticulaba, andaba y hablaba Montgomery, Clifton James ya estaba preparado para suplantarlo.

El 25 de mayo de 1944, el actor ya caracterizado como el General Bernard Montgomery tomó el avión personal de Winston Churchill y viajó hasta Gibraltar, donde fue recibido por el Gobernador General de la colonia. Los aliados eran conocedores de la presencia de varios espías alemanes en el peñón y algunos puntos de España, por  lo que esperaban que éstos transmitiesen a sus mandos la posición de Montgomery y de ese modo lograrían engañarlos.

[Relacionado: Cuando los Aliados jugaron al despiste con los nazis gracias a un ejército fantasma]

El siguiente paso fue trasladarlo hasta Argel, donde tuvo varias apariciones públicas a lo largo de los siguientes días y, por lo tanto, los alemanes se confiaron creyendo que tenían controlado a uno de los cerebros de cualquier operación que se realizase para invadir el continente.

Pero en realidad el General Montgomery se encontraba concentrado con sus hombres para pasar al ataque el 6 de Junio y pillar totalmente desprevenido al ejército alemán, consiguiendo que el Desembarco de Normandía fuese todo un éxito y un decisivo paso que determinaría en gran medida cuál sería el final de la IIGM.

Por su parte, Clifton James había sido trasladado en secreto hasta El Cairo, donde permaneció escondido hasta que finalizó el resto de la operación.

Una década después, el actor publicó un libro titulado Yo fui el doble de Montgomery en el que relataba todo este plan, rodándose en 1958 una película donde Clifton James se interpretó a si mismo y al General Montgomery.

Fuentes de consulta: highbeam / decodedpast / theaustralian