Los curiosos artilugios que los nazis diseñaron para asesinar a Churchill

Alfred López
Tableta de chocolate bomba (Thousand Word Media)
Tableta de chocolate bomba (Thousand Word Media)

Días atrás os traía al blog Cuaderno de Historias el relato de cómo Adolf Hitler redactó una lista en la que figuraban los nombres de ilustres e importantes personajes británicos a los que quería ver muertos una vez consiguiese su propósito de invadir y hacerse con el control del Gran Bretaña.

El nombre que figuraba en primer lugar de esa lista era el de Winston Churchill, por quien el führer sentía un auténtico odio (incluso mayor que a Stalin) y al que quería eliminar del modo que fuese. Pero el estadista británico era prácticamente inaccesible, motivo por el que los nazis ingeniaron múltiples y curiosos artilugios con los que asesinarlo.

Hace tres años, en este mismo blog, os explicaba cómo crearon los alemanes una tableta de chocolate que en su interior contenía un potente explosivo y que de no haber sido detectado por Victor Rothschild, responsable de los servicios de seguridad del MI5, hubiese hecho volar por los aires al  Primer Ministro.

[Relacionado: La glotonería de Churchill por el chocolate casi le cuesta la vida]

Bomba en un termo de café (Thousand Word Media)
Bomba en un termo de café (Thousand Word Media)

Pero la pastilla de chocolate no fue el único artilugio detectado por el equipo de Rothschild, al que incorporó al ilustrador Laurence Fish (fallecido en 2009 y cuyos dibujos sobre los diferentes aparatos para asesinar a Churchill se han ido haciendo públicos en los últimos años).

La tarea de Fish era recibir cada uno de los artefactos interceptados por la unidad de contra sabotaje del MI5, examinarlos con rayos X y realizar diferentes bocetos e ilustraciones sobre los mismos, explicando cómo y de qué material estaban hechos.

Los ingenieros del Tercer Reich colocaron artefactos explosivos en relojes, cajas de cerillas, ollas (como las utilizadas por el ejército británico) que contenían puré de patatas, latas de aceite para automóvil, paquetes de cigarrillos, termos de café e incluso una especie de molusco explosivo para ser pegado en el casco de los barcos.

Hasta 25 bocetos explicando cada una de las letales bombas trampa fueron realizados por Laurence Fish y encontrados por la hija de Victor Rothschild mientras limpiaba la casa familiar, poniéndolos a disposición de la viuda del ilustrador.

A continuación podéis ver unas cuantas de ellas que se han hecho públicas.

Caja de cerillas explosivas (Thousand Word Media)
Caja de cerillas explosivas (Thousand Word Media)
Latas de aceite para automóvil explosivas (Thousand Word Media)
Latas de aceite para automóvil explosivas (Thousand Word Media)
Reloj de bolsillo con un artefacto explosivo (Thousand Word Media)
Reloj de bolsillo con un artefacto explosivo (Thousand Word Media)
Olla con puré de patatas conteniendo un explosivo (Thousand Word Media)
Olla con puré de patatas conteniendo un explosivo (Thousand Word Media)

Crédito imágenes: Thousand Word Media

[Relacionado: El joven espía que logró salvar la vida a Churchill, Roosevelt y Stalin]