Cuando la Reina Victoria declaró ‘persona non grata’ al primer corresponsal de guerra de la Historia

Pintura de la Brigada de Caballería Ligera en la batalla de Balaclava (Wikimedia commons)
Pintura de la Brigada de Caballería Ligera en la batalla de Balaclava (Wikimedia commons)

Hoy en día no hay conflicto bélico en el que estén presentes un buen número de periodistas y reporteros de medios de comunicación de prácticamente todo el planeta para dar cuenta de lo que está ocurriendo en aquel lugar. Un simple móvil con cobertura a internet logra que la comunicación desde esos sitios sea fluida e instantánea y llegue hasta nosotros cualquier noticia a tiempo real.

Pero evidentemente no siempre ha sido así y lo que hoy conocemos como corresponsal de guerra no empezó a existir hasta 1854, año en el periódico The Times envió a uno de sus periodistas a cubrir la Guerra de Crimea que enfrentaba a un conglomerado de países liderados por el Imperio Británico contra el Imperio Ruso.

[Seguro que te interesará leer: Nellie Bly, la primera reportera de investigación de la historia]

William Howard Russell el primer corresponsal de guerra de la Historia (Wikimedia commons)
William Howard Russell el primer corresponsal de guerra de la Historia (Wikimedia commons)

William Howard Russell

, de 33 años de edad, fue el elegido para dar buena nota de lo que estaba ocurriendo en el campo de batalla en una guerra que ya llevaba en marcha un año y que se estaba alargando más de lo que se había previsto (no terminó hasta 1856).

Hasta aquel momento cada vez que había un conflicto bélico habían sido los propios militares de cada ejército quienes mandaban las crónicas al Estado Mayor de sus respectivas naciones y éstos los distribuían a los diarios, por lo que era frecuente que esos relatos no fueran del todo imparciales.

Rusell se propuso relatar y transmitir a sus lectores lo que era la fiel realidad de los acontecimientos y cuando llegó allí así lo hizo.

Escribió sobre cómo numerosísimos soldados británicos caían como moscas por culpa de una mala planificación o las pésimas condiciones en las que se encontraban en sus respectivos campamentos, llegando a utilizar el ejemplo de que cualquier mendigo londinense, en comparación con los soldados británicos en el frente, vivía como un príncipe.

También relató cómo en poco más de media hora la insigne Brigada de Caballería Ligera caía estrepitosamente en la batalla de Balaclava.

Como dato anecdótico, cabe destacar que fruto de esa batalla William Howard Russell acuño la famosísima expresión ‘la delgada línea roja’ en relación al color de las casacas que vestían los fusileros británicos y su posición en el campo de batalla frente a los rusos.

Cuadro ‘La Delgada Línea Roja’ pintado por Robert Gibb en 1881 (Wikimedia commons)
Cuadro ‘La Delgada Línea Roja’ pintado por Robert Gibb en 1881 (Wikimedia commons)

Todo ello provocó el descontento por parte de los británicos que leían los artículos de Russell, llegando a convertirse en un asunto de Estado.

La propia reina Victoria y el Parlamento Británico manifestaron su enfado con las crónicas que The Times publicaba, tachando al corresponsal de mentiroso y declarándolo ‘persona non grata’ en el Reino Unido. Incluso el Estado Mayor prohibió a sus soldados facilitar cualquier tipo de información, alimento o amparo al periodista.

[Seguro que te interesará leer: El periodista que perdió su empleo por dar la noticia más importante del Siglo XX]

Así es como el trabajo del primer corresponsal de guerra de la Historia provocó un grave conflicto hiriendo el orgullo patrio de los británicos, quienes no estaban acostumbrados a que desde su propio país un diario les dijera que no eran tan perfectos como se lo tenían creído.

The Times defendió a capa y espada a su corresponsal, por lo que finalmente el gobierno decidió enviar a la Guerra de Crimea a un grupo de observadores para que se informasen y determinaran si las crónicas escritas por el periodista sobre las condiciones de los soldados en el frente eran ciertas, dando éstos la razón a Russell.

Gracias a ello se aprobaron una serie de medidas que mejoraron la vida de los militares en el frente.

Por su parte, William Howard Russell tuvo una carrera como periodista y corresponsal llena de éxitos y polémicas. Pero el gran reconocimiento a su trabajo no le llegó hasta medio siglo después, cuando Eduardo VII (sucesor de la reina Victoria) lo condecoró con la Real Orden Victoriana y nombró Caballero.

Cabe destacar que el fotógrafo que ostenta el honor de ser el primer reportero gráfico de la Historia fue Roger Fenton, quien se trasladó en 1855 hasta Crimea y allí aprovechó para sacar las que se consideran ‘primeras fotografías tomadas en un campo de batalla’.

Fuentes de consulta: nytimes / elpais / greatreporters

[Seguro que te interesará leer: Margaret Bourke-White, la primera reportera gráfica presente en una guerra]

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente