Cuando los nazis rodaron su propia versión de la película Titanic

Alfred López
Fotograma de la versión de Titanic filmada por los nazis en 1943 (Captura Youtube)
Fotograma de la versión de Titanic filmada por los nazis en 1943 (Captura Youtube)

Una de las películas más famosas de la Historia del cine en las últimas dos décadas es sin lugar a dudas la galardonada Titanic que James Cameron filmó en 1997, convirtiéndola en uno de los relatos cinematográficos de amor, tragedia y emoción que más personas han visionado.

Pero esta no era la primera versión rodada sobre los trágicos acontecimientos que tuvieron lugar la madrugada del 14 al 15 de abril de 1912, en la que 1.514 personas que viajaban a bordo del RMS Titanic perdieron la vida tras chocar el trasatlántico contra un iceberg. Muchos otros directores ya habían rodado su propia versión de los hechos, aunque con mucho menor éxito.

Pero entre todas esas versiones destaca una rodada entre 1942 y 1943, la cual fue un encargo personal del mismísimo Joseph Goebbels, ministro de propaganda durante el nazismo, quien puso a disposición del prolífico director Herbert Selpin (había rodado una veintena de films en apenas una década) un presupuesto de 4 millones de Reichsmark, una cantidad desorbitante para la época.

[Relacionado: KdF, una perfecta organización propagandística nazi]

El ministerio de propaganda nazi rodó su propia versión de Titanic en 1943 (imdb)
El ministerio de propaganda nazi rodó su propia versión de Titanic en 1943 (imdb)

Se escribió un cuidadoso guion en el que se tomaban bastantes licencias respecto a lo que había ocurrido en realidad en el hundimiento del trasatlántico, pero ya no solo en las historias paralelas y ficticias de los pasajeros que suelen ponerse en este tipo de filmes, sino en la manera de gestionar la tragedia por parte del capitán, la tripulación y la propia empresa naviera, ya que la inmensa mayoría de todos estos eran británicos o estadounidenses; siendo esta una manera de hacer una mala publicidad de los Aliados a través de la película.

Pero la versión del Titanic rodada por Herbert Selpin sí que contaba con un personaje principal que se convertía en todo en un héroe: el primer oficial Herr Petersen, cuya nacionalidad, casualmente, era alemana y, por lo tanto, se convertiría en una valiosa herramienta propagandística para el Tercer Reich.

En el film se tergiversaban por completo los hechos acontecidos y se dejaba en muy mal lugar a los británicos, tachándolos de avariciosos por querer forzar la potencia y velocidad del trasatlántico con el fin de realizar el trayecto en un tiempo record y que la naviera fuese condecorada con la ‘banda azul’; la prestigiosa distinción que se le otorgaba a aquellos barcos que cruzaban el océano Atlántico en menor tiempo.

Pero al margen de la historia que se explicaba en la película, paralelamente a los verdaderos hechos acontecidos, lo que sí que tuvo un sinfín de problemas fue el rodaje, el cual tuvo lugar en Polonia y el mar Báltico.

Se utilizó como set de rodaje uno de los barcos insignia de los alemanes: el Cap Arcona, un crucero de lujo y que en aquellos momentos se utilizaba como vivienda flotante para los miembros de la marina de guerra alemana.

Y fueron precisamente esos tripulantes quienes más problemas causaron durante el rodaje, debido al continuo acoso sexual al que sometieron a las numerosas actrices que participaban en la película.

En cierta ocasión, Herbert Selpin puso de manifiesto su disconformidad y desagrado por la conducta que estaban teniendo los miembros de la Kriegsmarine con el elenco femenino del film. Pero fueron unas críticas que nada gustaron a Joseph Goebbels quien sentía un verdadero orgullo por esa división militar y ordenó al director cinematográfico retractarse de sus palabras, algo que éste se negó a hacer, por lo que se ordenó que fuera encerrado en un calabozo.

Pocas horas después de su detención, Selpin fue encontrado ahorcado en su celda. La versión oficial apuntó a un suicidio, pero numerosas pruebas apuntaban a que el director había sido asesinado.

[Relacionado: La cineasta que ayudó a encumbrar a Hitler]

Tras un parón momentáneo del rodaje, Goebbels mandó retomarlo y que fuese terminado bajo la dirección de Werner Klingler.

Recién iniciado 1943 se buscó una fecha propicia para el estreno, pero los meses iban pasando y no se ponían de acuerdo la distribuidora y las jerarquías nazis, quienes veían en la trama de la película suficientes motivos para desanimar a aquellos espectadores que la viesen, pues podrían ver paralelismos entre el hundimiento del barco y una posible decadencia del Tercer Reich, por lo que decidieron que primero probarían a estrenarla en países ocupados y en virtud de la respuesta y acogida del público decidirían cuándo proyectarla en Alemania.

El 24 de septiembre de 1943 la versión alemana de Titanic se estrenaba en Praga, la capital de la entonces Checoslovaquia, posteriormente llegarían proyecciones en Francia (10 de noviembre), Finlandia (12 de diciembre) y Suecia (el 24 de enero de 1944).

Nunca se llegó a estrenar en suelo alemán antes de la caída del Tercer Reich,  no haciéndolo hasta el año 1950, en el que el país ya se encontraba dividido en dos bloques.

Como nota curiosa, cabe destacar que algunas de las escenas rodadas por Herbert Selpin tenían tanta calidad y dramatismo que fueron aprovechadas por el director británico Roy Ward Baker cuando rodó en 1958 su propia versión titulada en España ‘La última noche del Titanic’ (‘A night to remember’ en su versión original).

Podéis visionar la película Titanic (1943) en versión original y subtitulada

[Relacionado: El hombre que predijo el hundimiento del Titanic 20 años antes]

Fuentes de consulta: imdb / alifeatthemovies / archive.org