Cuando Frank Sinatra le deseó la muerte a Franco y prometió no volver nunca más a España

Cuaderno de Historias
En 1964 Frank Sinatra prometió no volver a España hasta que Franco muriera (slightlyterrific/Flickr)

Se cumplen 40 años desde que el 20 de noviembre de 1975 falleciera Francisco Franco, quien a lo largo de 36 años fue Jefe del Estado Español. Durante todo el tiempo en el que el dictador estuvo al frente del país innumerables fueron las anécdotas e historias curiosisas que directa o indirectamente tuvieron algo que ver con él o su gobierno.

Coincidiendo con el aniversario de su muerte quiero recuperar un curioso episodio que tuvo lugar en septiembre de 1964 (el mismo año en el que se estaba conmemorando los ’25 años de paz’) y en el que las autoridades de por entonces se vieron obligadas a echar del país al actor y cantante Frank Sinatra, en aquel momento una de las estrellas más importantes y famosas de Hollywood.

[Te puede interesar: Cuando Hitler planeó derrocar a Franco con la ayuda de un insigne falangista]

Desde hacía unos pocos años España había abierto sus puertas de par en par para que las grandes productoras cinematográficas eligieran nuestro país como plató para sus grandes superproducciones, dando todo tipo de facilidades y aportando mano de obra muchísimo más barata de lo que les costaría rodar en los propios Estados Unidos, motivo por el que un buen número de famosos films se rodaron por aquí: El Cid, Doctor Zhivago, Orgullo y pasión, 55 días en Pekín, Lawrence de Arabia o Pandora y el holandés errante, por citar tan solo unas pocas y sin mencionar las más de 500 películas hispano-italianas llamadas comúnmente 'Spaghetti wéstern'.

Recorte de prensa en la que informa que Frank Sinatra llega a la comisaría de Málaga (aqueltorremolinos.com)

En 1964 la productora 20th Century Fox eligió la provincia de Málaga para rodar una buena parte de la película sobre la Segunda Guerra Mundial El coronel Von Ryan y cuyo principal protagonista era el mencionado Frank Sinatra.

Era la quinta ocasión en la que el cantante y actor visitaba España y, debido a su difícil carácter, todas las veces anteriores había dejado un recuerdo semi amargo por allá por donde había pasado. Esta vez no iba a ser menos, aunque sí la más polémica y sonada de todas.

Sinatra, al igual que otros miembros del equipo de rodaje, se encontraba alojado en el hotel Pez Espada de la costera población de Torremolinos, había llegado el 16 de septiembre en su avión privado hasta el aeropuerto de Málaga y tenía por delante dos días de intenso rodaje.

La noche del 17 de septiembre fue citado en el hotel por el periodista del diario ‘Pueblo’ Juan Francisco Avellaneda, quien quería realizarle una entrevista. En un momento dado se acercó hasta Sinatra una joven y desconocida actriz cubana llamada Ondina Canibano, quien insistió en hacerse una foto junto al actor y éste declinó la propuesta. Al ver la persistencia con la que la muchacha y el periodista una y otra vez  insistían por tomar la instantanea no le quedó la menor duda de que aquello iba a ser una encerrona, para después vender la fotografía a la prensa amarilla que daría la noticia como si uno más de sus escandalosos affaires amorosos se tratase.

[Te puede interesar: Los múltiples y fallidos intentos de atentar contra Franco]

Por aquel tiempo, Frank Sinatra llevaba unos años separado de Ava Gardner y populares eran las fiestas con sexo, drogas y alcohol que solía celebrar con su grupo de amigos (entre los que se encontraban Dean Martin, Sammy Davis Jr. y algunos destacados miembros de la mafia).

Fue tal la insistencia por tomar la foto que Sinatra acabó perdiendo los nervios, agarrando violentamente a  Ondina y avisando a sus guardaespaldas para que se deshicieran del periodista y el fotógrafo. La joven actriz para defenderse tiró la bebida que llevaba en la mano en el rostro del actor (alguna fuente señala que le tiró directamente el vaso).

Parece ser que la cosa se salió de madre, siendo avisada la policía mientras Sinatra (aconsejado por su representante) se refugió en su suite del hotel. Cuando allí se personaron varios miembros de los cuerpos de seguridad el actor se negó a abandonar la habitación y gracias a las gestiones que realizó el equipo de producción de la película, se logró llegar a un acuerdo con el comisario de Málaga con el que se comprometían que dos días después (cuando Sinatra hubiese rodado las escenas que le faltaban) se presentaría en la comisaría para rendir cuentas por el altercado.

Recorte de prensa de La Vanguardia informando del escándalo de Frank Sinatra en Málaga (Hemeroteca La Vanguardia)

Así fue como el 19 de septiembre, a las cuatro de la tarde, el actor junto a su representante y abogado se personaba en la comisaría donde se le impuso una multa de 25.000 pesetas (una gran cantidad para aquella época) y se le pedía que abandonase el país de inmediato.

 Mientras Frank Sinatra se dirigía al aeropuerto prometió no regresar nunca más a este jodido país porque odiaba a los sucios bastardos fascistas gobernados por el dictador Franco.

Una vez de regreso en Nueva York, todas las fuentes consultadas afirman y ninguna desmiente, que Sinatra envió un telegrama dirigido al propio Franco al que con motivo de los ’25 años de paz’ le decía:

'Felicidades en el veinticinco aniversario de su benevolente régimen. Muérase'

Y cumplió su promesa, ya que no volvió a pisar España hasta 22 años después cuando en 1986 regresó para ofrecer un concierto en el Santiago Bernabéu.  Pero todavía volvería una vez más, esta vez a la Barcelona olímpica de 1992.

Fuentes de consulta: guateque / Hemeroteca La Vanguardia (pdf) / elmundo / libertaddigital / diariosur / aqueltorremolinos

[Te puede interesar: Cuando Franco ordenó investigar si ser marxista se debía a un ‘gen rojo’]