Cuando el gobierno de EEUU le declaró la guerra al pacifista John Lennon

Alfred López
Cuaderno de Historias

A finales del año 1969 las calles de Nueva York amanecieron con vallas publicitarias y paredes empapeladas con carteles en el que figuraba el slogan ‘War Is Over (If You Want It)’ [La guerra ha terminado (si tú quieres)]. El responsable de esta extraña campaña en pos de la paz (en uno de los momentos más críticos en la Guerra de Vietnam) fue el cantante John Lennon, quien junto a su pareja Yoko Ono se estaba convirtiendo en uno de los iconos pacifistas más importantes del planeta. Esos mismos carteles también fueron colocados en otras importantes capitales como Londres, Atenas, Roma o Tokio.

En el poco tiempo que llevaba residiendo en EEUU, el ex Beatles se había convertido en una presencia incómoda para la administración que presidía Richard Nixon, al que los sondeos de popularidad lo mostraban como un presidente que daba la espalda a las preocupaciones de los jóvenes del país y a quien la crisis de la guerra podría costarle su reelección en las siguientes elecciones. Muchos eran los que comparaban a Lennon con otro ilustre pacifista: Mahatma Gandhi

[Te puede interesar: ‘Querido amigo…’ Cuando Mahatma Gandhi escribió a Hitler]

Cientos de miles de jóvenes norteamericanos se manifestaban frente a la Casa Blanca protestando contra una guerra estúpida, mientras gritaban consignas pacifistas y coreaban la canción ‘Give Peace a Chance’ escrita por John Lennon y que se estaba convirtiendo en el himno de los pacifistas y antisistemas.

Nixon dio instrucciones específicas para que Lennon fuese investigado y vigilado día y noche. Necesitaban encontrar un motivo por el que detenerlo, hacerlo callar y/o deportarlo del país, con el fin de que dejase de movilizar a las masas.

John Edgar Hoover (director del FBI) tomó las riendas de la investigación exhaustiva al cantante británico, poniéndole una vigilancia constante e infiltrando agentes en las numerosas ruedas de prensa que ofrecían Lennon y Ono.

La pareja se había convertido en una máquina de generar noticias y raro era el día en el que no se realizaba alguna comparecencia frente a los medios, que acudían en tropel para entrevistar y grabar cualquier declaración ofrecida por los personajes más mediáticos del momento.

[Te puede interesar: Cuando el FBI ordenó destruir a Martin Luther King]

Según las encuestas realizadas entre 1969 y 1971, John Lennon era más conocido y/o apoyado por los jóvenes estadounidenses que su propio presidente Nixon, algo que ponía muy nerviosos a los miembros del Partido Republicano, debido a que las elecciones de 1972 estaban cerca y la reelección peligraba.

La administración Nixon necesitaba ganarse el apoyo de los más jóvenes, motivo por el que en julio de 1971 se aprobó la ‘Vigesimosexta Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos’ bajándose la edad del derecho al voto de los 21 hasta los 18 años. Era algo que se le podía volver en contra, debido a que los más jóvenes eran los más críticos con la política ejercida desde el gobierno, pero a la vez estaban convencidos que podrían contar con la simpatía de ese nuevo grupo de votantes, a modo de agradecimiento.

Al mismo tiempo varios eran los actos se que montaban contra John Lennon y todo lo que representaba, organizándose encuentros en los que se quemaban sus discos y fotografías (no solo de él, sino también los de su etapa con The Beatles). Detrás de estos linchamientos públicos’ de todo lo que representaba el cantante estaban los grupos más ultraconservadores del país, así como numerosos activistas del Ku Klux Klan.

Lennon se estaba convirtiendo en un peligroso personaje mediático que asistía a mítines y conciertos, arrastrando a miles de jóvenes insatisfechos con las políticas ejercidas desde la presidencia. Su relación y apoyo a la organización política Pantera Negra (declarada por el FBI como ‘enemigo nº 1 de los EEUU') encendió todas las alarmas, propiciando que algo se debía de hacer urgentemente para expulsar del país al ex Beatle y su esposa.

[Te puede interesar: Quiénes son los criminales más buscados por el FBI]

Bajo la escusa de que les había caducado el visado de permanencia en los Estados Unidos, y echando mano de una vieja detención al cantante por posesión de marihuana años atrás en Gran Bretaña, se presentó una propuesta de deportación para John Lennon y Yoko Ono, quienes hábilmente contrataron a un abogado que batalló y apeló continuamente, alargando el proceso durante cuatro años.

Pero la animadversión contra Lennon se calmó bastante tras la sorprendente y aplastante mayoría absoluta que consiguió Richard Nixon en las elecciones celebradas el 7 de noviembre de 1972 y en las que recibió el apoyo del 60% de los electores norteamericanos. Se dieron cuenta de que el cantante y los grupos pacifistas no representaban el peligro que hasta entonces se creía, por lo que se aflojó la persecución y acoso a la que se le había sometido durante los últimos años.

La dimisión de Nixon en 1974 por el escándalo Watergate, el fin de la Guerra de Vietnam un año después y el periodo de retiro que se había tomado John Lennon, alejándose de los medios sin hacer demasiado ruido, hicieron que, finalmente, en 1976 se le concediese la tarjeta de residencia permanente en el país. El gobierno de los EEUU ya no estaba en guerra con Lennon y durante los siguientes cuatro años vivió como un norteamericano más.

Fuentes: The U.S. vs. John Lennon / nytimes