Cuando la detención de Al Capone dejó sin comer a miles de personas

Cuaderno de Historias
Miles de desempleados pudieron comer gracias a los comedores sociales de Al Capone (Wikimedia commons)

Si realizásemos una encuesta en la que se preguntase el nombre de algún gánster, sin lugar a dudas, el más nombrado sería el de Al Capone, el hombre que consiguió controlar una de las mayores redes de contrabando, alcohol y juego ilegal, extorsión, asesinato y evasión de impuestos de la Historia de Chicago y, muy posiblemente, de los Estados Unidos.

El gran ascenso e inmensa fortuna que amasó, que se calcula que rondaría los cien millones de dólares de la época, tuvo lugar durante el periodo en el que estuvo en marcha la Ley Volstead (1920-1933), más conocida como Ley Seca, y los primeros años de la Gran Depresión (1929-1936), años en los que la grave crisis económica y gubernamental hizo que se enriqueciera gracias a los negocios sucios y la economía sumergida.

[Relacionado: Los años de la Ley Seca, cuando tras la ley se hizo la trampa]

Muchos eran los ciudadanos que se ofrecían a Al Capone para trabajar, sin importarles el tipo de empleo que tuvieran que realizar y si éste estaba al margen de la ley. Lo importante era llevar un jornal a sus casas y en aquel tiempo uno de los pocos que podía garantizárselo era el criminal más importante de Chicago.

Durante una década el famoso gánster era una de las personas que más empleos proporcionaba, debido a la gran cantidad de hombres que necesitaba incorporar a sus turbios negocios. El hecho de esa necesidad de contratar a tanto personal era la alta tasa de bajas que ocasionaba continuamente, debido a las detenciones, heridas y fallecimientos a causa de enfrentamientos con otras bandas o propia la policía.

Al Capone tenía varios comedores sociales abiertos en Chicago durante la Gran Depresión (chicagohistory)

Pero Al Capone no solo ofreció empleo a docenas de chicaguenses, también se ocupó de darles de comer a través de los comedores sociales que abrió en la ciudad. Unos locales por los que entre 1929 y 1931 pasaron más de 120.000 personas a las que se les dio platos de sopa caliente, café y rosquillas totalmente gratis.

Eran los años en los que la crisis se cebó con más dureza y en los que EEUU pasó de tener un 3% de desempleados a alcanzar el 25%, por lo que una campaña altruista por parte de Al Capone le proporcionaba que su imagen estuviese impoluta frente a los ciudadanos, quienes lo admiraban y tenían mucho más que agradecerle a él que al gobierno.

Por aquel entonces la administración norteamericana no disponía de una ley social que protegiera a los más desfavorecidos, por lo que los conocidos como ‘comedores populares’ de Al Capone recibían una gran afluencia de personas necesitadas.

El gánster consiguió que incluso la prensa alabase su acto y el mismísimo ‘Chicago Tribune’, tan crítico con él, le había dedicado un artículo en el que hablaba con admiración de ese gesto altruista.

De carácter egocéntrico, le gustaba a Al Capone pasearse de vez en cuando por los comedores sociales y ser saludado (y aclamado) por los que allí se concentraban. Era su particular baño de masas.

 Uno de los hechos que se ganó los corazones de sus conciudadanos fue cuando el Día de Acción de Gracias de 1930 dio de cenar a más de cinco mil personas (familias enteras) un menú que llevaba todos los productos imprescindibles para tal celebración.

En marzo de 1931 Al Capone era detenido bajo la acusación de evasión de impuestos, la única que se pudo demostrar y por la que se le juzgó y encerró en prisión.

Pero esa detención del gánster más buscado por las autoridades de los EEUU no solo puso fin a sus turbios negocios y fechorías, sino que dio al traste con la única forma que tenían miles de desempleados para comer o tomar una taza de café caliente, debido a que los comedores sociales abiertos por Al Capone fueron cerrados y desmantelados.

Fuentes de consulta: ssa.gov / rarehistoricalphotos / chicagohs.org

[Relacionado: Hilarantes engaños puestos en práctica por legendarios estafadores]

Vídeo relacionado