The Canadian Caper: delirante rescate en Irán

Uno de los momentos más tensos y críticos del último tercio del siglo XX tuvo lugar durante la revolución islamista que se llevó a cabo en Irán, a finales de la década de los 70, y que derrocó la monarquía del Sha Mohammad Reza Pahlevi, haciéndolo huir primero a Egipto y después a Estados Unidos. Las fuerzas revolucionarias, bajo el liderazgo del ayatolá Jomeini, realizaron un ataque a la embajada norteamericana en Teherán, tomando como rehenes a la práctica mayoría de funcionarios que allí se encontraban.

Solo seis personas que se encontraban en el consulado, un edificio adyacente, pudieron escapar del ataque, pero se vieron rodeados en tierra hostil, donde todo lo americano era considerado como enemigo. Necesitaban un refugio y una forma de escapar de aquel infierno.

El presidente norteamericano Jimmy Carter se encontraba con la difícil tarea de poner una solución en la que todos sus conciudadanos pudiesen salir de Irán sanos y salvos. Los rehenes de la embajada estaban controlados y había continuas reuniones con el gobierno islamista para llegar a buen término, pero ¿qué pasaba cono los seis funcionarios que habían logrado huir pero que aun se encontraban en suelo iraní? ¿Cómo podrían sacarlos de ahí?

Ken Taylor

, embajador de Canadá en Irán, ofreció toda su ayuda y colaboración a los Estados Unidos para solventar el problema e intentar poner a buen recaudo a sus ciudadanos.

Tenían que reaccionar rápido ya que la revolución y hostilidad de los iraníes hacia los norteamericanos iba cada día a más. Debían planificar una forma de poder sacar del país sanos y salvos a esa media docena de personas, pero ¿cómo conseguirían introducir en el país pasaportes falsos y de qué forma podrían salir sin levantar sospechas?

Anthony Mendez era un oficial de operaciones de la CIA y se puso a disposición del gobierno canadiense para desarrollar y llevar a cabo un plan de rescate.

Lo que podría considerarse como una idea descabellada y absurda finalmente fue la que todos los expertos dieron el visto bueno para llevarse a cabo: entrar en Irán y fingir que se iba a rodar una película y montar un parque temático.

Para ello se contó con un equipo creativo de lujo, encabezado por Jack Kirby, famoso dibujante de comics de superhéroes entre lo que se encontraban 'X-Men', 'El Increíble Hulk' o 'Los Cuatro Fantásticos'. También se contó con el director de maquillaje de la película "El planeta de los Simios".

Entre todo el equipo se creó toda una historia bien argumentada con la que engañar a las autoridades iraníes e introducirse libremente en el país.

Se escribió un guión cinematográfico y un "story board" (boceto de escenas dibujadas) para un film titulado 'Argo'. También se creó una productora fantasma llamada "Studio Six Productions" y con sede en Los Ángeles, montando una oficina, líneas de teléfono y apartado de correos.

Todo tenía que estar bien calculado ante cualquier tipo de investigación por parte de los iraníes, a la hora de pedir permiso para entrar a rodar al país.

Otro de los proyectos elaborados y documentados era un fantástico y alucínate parque de atracciones temático llamado "Science fiction land" (Tierra de ciencia ficción).

Todo estaba listo y a finales del mes de enero de 1980 todo el equipo de rescate, bautizado bajo el nombre "The Canadian Caper" se trasladó con sus cámaras, focos, personal de maquillaje, producción y artístico hasta tierras iraníes.

Por otra banda, desde el gobierno canadiense se envió por valija diplomática algunos elementos para el rodaje, entre los que iban escondidos seis pasaportes falsos que serían utilizados para poder salir del país sin levantar sospecha alguna entre el grupo de rescate.

Ken Taylor tenía bajo su custodia a los norteamericanos y debía hacerlos llegar hacia el lugar de encuentro con sus compatriotas. Se mezclarían con Mendez y el equipo de rodaje del film.

Se les proporcionó ropas y complementos característicos de los miembros de producción de cualquier película, por lo que, una vez saliesen de su escondite en la embajada de Canadá, podrían moverse sin dificultad por las calles de Teherán, sin levantar sospechas y tan solo llamando la atención lo justo como cualquier equipo de grabación cinematográfica en cualquier lugar.

La noche antes de poner en marcha la fuga, el embajador Taylor dibujó en una servilleta un plano del interior del aeropuerto de Mehrabad, en Teherán, lo cual les facilitaría el poder moverse por allí con total libertad.

El 27 de enero de 1980, 79 días después del asalto a la embajada de los Estados Unidos por parte de los revolucionarios iraníes, los seis funcionarios lograron escapar del país sanos y salvos y bajo un plan perfecto, a pesar de que era una de las ideas más estrafalarias y delirantes que se habían llevado a cabo para realizar un rescate de esa envergadura.

Ken Taylor, Anthony Mendez y todos los participantes en el rescate fueron homenajearos y condecorados con los máximos honores gracias a su gran trabajo y colaboración entre los gobiernos de Estados Unidos y Canadá.

Podéis ver una muestra de los bocetos realizados por Jack Kirby para el story board del guión del falso film "Argo" en la web: http://www.lordoflight.com/art.html

Fuentes de consulta: thecanadianencyclopedia / cracked / CIA

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente