Alice Clement, pionera del cuerpo de detectives de la policía de Chicago

Cuaderno de Historias
Alice Clement, pionera del cuerpo de detectives de la policía de Chicago (chicagomag)

El 26 de diciembre de 1926, a la edad de 48 años, fallecía a consecuencia de una diabetes Alice Clement, pionera del cuerpo de detectives de la policía de Chicago y que había pasado los últimos meses destinada en la comisaría de un suburbio al oeste de la ciudad, un lugar al que enviaban a todos aquellos agentes que estorbaban a sus superiores.

Alice se había convertido, a lo largo de los casi 13 años en los que había ejercido como detective, en alguien incómodo para los delincuentes de Chicago, en unos años en los que las bandas mafiosas camparon libremente y sin impunidad alguna por la ciudad.

[Te puede interesar: Nellie Bly, la primera reportera de investigación de la historia]

Pero no solo los delincuentes veían en ella a un lastre. Sus propios compañeros y superiores no llevaban demasiado bien que una mujer fuese detective y además con el grado de Sargento primero, por lo que estaba por encima de mucho de los agentes y oficiales.

Tampoco gustaba demasiado el hecho de que se hubiese convertido en toda una estrella mediática de la época y los diarios publicaran, a menudo, artículos relatando los casos que resolvía.

Alice Clement fue una detective que destacó por su elegancia y efectividad (chicagomag)

Si a la efectividad a la hora de investigar y resolver cualquier delito se le suma el porte y elegancia que tenía Alice Clement todo ello hace que se convirtiera en alguien que destacaba muy por encima de sus compañeros.

Bautizada con sobrenombres como ‘la Sherlock Holmes femenina’, ‘la detective del collar de perlas’ o ‘Alice, la detective de la sonrisa’, la elegancia con la que llevaba sus caros vestidos de la última moda de París, sus zapatos de tacón y las perlas que colgaban alrededor de su cuello eran un complemento perfecto a las esposas y revolver que guardaba en su exclusivo bolso.

[Te puede interesar: Nancy Wake, una valiente mujer de armas tomar]

Aunque no siempre tuvo que usar el arma reglamentaria, ya que en más de una ocasión se enfrentó a los criminales a mano descubierta gracias a su dominio de las artes marciales del jiu-jitsu.

Pero su trabajo como detective, por el simple hecho de ser mujer, no fue nada fácil y en muchísimas ocasiones sus propios compañeros sabotearon algunos de sus casos.

Incluso tuvo que padecer injusticias tras el intento de acoso sexual que padeció y ante el fallo de juez que dictaminó a favor del acusado creyendo la versión de éste que aseguraba que Alice lo había estado provocando para que se le restregase.

[Te puede interesar: Lillie Hitchcock, la pionera que cumplió su sueño de unirse a los bomberos]

Fotogramas de la película “Dregs of the City” protagonizada por Alice Clement (chicagomag)

En el convulso Chicago de los años 20 Alice Clement era un estorbo para muchos de sus compañeros que hacían negocios sucios con bandas de gansters en plena ley seca, motivo por el que eran numerosas las quejas de otros policías ante la meticulosidad con el que la detective perseguía casos de corrupción y delincuencia.

Todo ello hizo que acabase apartada en una comisaría de mala muerte de un suburbio al oeste de la ciudad. Parece ser que en ese cochambroso destino la luz de la que había sido la primera detective del cuerpo de policía de Chicago se fue apagando y acabó falleciendo repentinamente a causa de la diabetes que padecía desde hacía años y que tan bien había sabido ocultar a todo el mundo.

Con su fallecimiento pasaba a formar parte del cajón del olvido una mujer que fue durante más de una década portada en numerosas ocasiones de los principales periódicos de la ciudad e incluso llegó a protagonizar una película titulada “Dregs of the City” (Escoria de la ciudad) en la que se interpretaba a si misma.

Fuentes: chicagomag / playgroundmag / strangeco

Fuente de las imágenes: chicagomag

[Te puede interesar: Margaret Bourke-White, la primera reportera gráfica presente en una guerra]