Vantablack: lo más parecido a contemplar un agujero negro cara a cara

Cuaderno de Ciencias
Porción de Vantablack producido por Surrey Nanosystems. Obsérvese que a pesar de que el papel aluminio está uniformemente arrugado, el relieve no se aprecia en la zona recubierta de nanotubos.

Una empresa británica llamada Surrey Nanosystems ubicada en algún lugar de Newhaven, afirma haber creado el material más negro que jamás haya visto el ojo humano. En realidad, esta última frase es incorrecta, ya que el nuevo materiall llamado Vantablack es tan negro que absorbe prácticamente toda la luz que le alcanza (solo refleja el 0,035%) por lo que en realidad hablamos del material más oscuro que jamás "no" haya visto el ojo humano.

Básicamente consiste en un bosque de nanotubos de carbono, cada uno de los cuales es 10.000 veces más fino que un cabello humano, cultivados sobre una lámina de papel aluminio tan apretadamente juntos que aunque los fotones puede atravesarlos no tienen forma de escapar en forma de reflejo.

[Relacionado: La NASA desarrolla un material súper-negro]

Si te fijas en la imagen superior puedes observar que en en el borde izquierdo del papel aluminio, donde no existen nanotubos, se aprecian fácilmente los pliegues. En cambio, en el área negra se pierden los detalles del relieve del papel a causa de la inusual oscuridad producida por los nanotubos. Por ello, a pesar de que todo el papel se encuentra igual de arrugado, en la zona oscurecida nuestros ojos solo aprecian un área absolutamente lisa y carente de detalles.

Según puedo leer en Extremetech, los fabricantes dan muy poca información sobre el producto, seguramente con la intención de proteger su patente y eliminar espionaje industrial, pero el propio nombre del producto nos da una pista sobre su construcción. Las siglas VANTA vienen de “vertically aligned carbon nanotube arrays", o lo que es lo mismo: "formación de nanotubos de carbono alineados verticalmente".

En cuanto al método para "plantar" los nanotubos sobre un sustrato de papel de aluminio, en Extremetech creen que se logra con uno de estos dos métodos: ALD (deposición por capas atómicas) o bien por CVD (deposición química en fase de vapor).

En un reciente artículo para The Independent, el consejero delegado de la empresa, Ben Jensen, intentó describir lo que pasaria se se emplease este material para hacer el típico vestido negro corte Chanel: "en realidad verías la cabeza y extremidades de quien lo llevara puesto como si flotasen alrededor de un agujero oscuro con forma de vestido.

[Podría interesarte: Crean un material que repele los líquidos]

Aspecto del Vantablack al microscopio, básicamente un bosque de nanotubos de carbono muy apretados entre sí sobre una hoja de papel aluminio. (Crédito imagen: Optic Express)

Jensen comenta la extrañeza que genera contemplar una lámina de Vantablack, un material casi alienígena tan oscuro que hace que el cerebro humano no logre comprender lo que está viendo. Las formas y los contornos se pierden no dejando nada a la vista salvo un aparente abismo.

Tal y como afirma el profesor británico Stephen Westland, que colaboró en su desarrollo: "en realidad esto es lo más parecido que podemos lograr a contemplar cara a cara un agujero negro".

La empresa fabricante no ha comentado tampoco nada sobre el precio del material, que aventuramos realmente caro. No obstante ya sabemos algunas posibles aplicaciones para el Vantablack. Podrá emplearse para calibrar las cámaras que los astrónomos usan para fotografiar los objetos más antiguos del universo. Al mismo tiempo este material conduce el calor con una efectividad siete veces y media superior a la del cobre, además de contar con una resistencia a la tracción 10 veces superior a la del acero.

Entre sus posibles usos no se menciona ninguna aplicación militar, pero estoy seguro de que el Vantablack encontrará su lugar en áreas realacionadas con el camuflaje, tanto de soldados como de maquinaria bélica.

Podéis encontrar más información sobre este material en el artículo publicado en Optic Express.

[Relacionado: ¿Conseguirá la ciencia volvernos invisibles?]

Fuentes consultadas: ExtremeTech y Independent.