Una nueva zona de subducción podría estar naciendo en costas de la península Ibérica

J Peláez

Si nos dejásemos llevar por nuestros sentidos y no supiéramos nada de Ciencia o de Historia, nuestra percepción de la realidad resultaría tremendamente engañosa. Para nosotros la mayor parte de las cosas que nos rodean y que damos por ciertas parecerían estáticas… y sin embargo, se mueven. A pesar de esa aparente tranquilidad del suelo firme que pisamos, nos encontramos inmersos en un viaje a gran velocidad mientras la Tierra gira sobre sí misma y al mismo tiempo se traslada en su órbita alrededor del Sol.

Combatir esa apariencia de solidez e inmovilismo de nuestra realidad ha sido el objetivo de numerosas teorías lanzadas por genios como Copérnico, Galileo, Kepler o Newton. Y como parte del precio a pagar por presentar ideas que van contra la percepción y los sentidos, casi todas esas teorías fueron históricamente puestas en duda, atacadas o incluso negadas durante muchos siglos.

Es exactamente lo que le ocurrió a Alfred Wegener cuando en los albores del siglo XX presentó su controvertida teoría de la deriva continental. La idea de que los continentes eran algo así como balsas flotando y moviéndose continuamente no fue aceptada completamente hasta hace apenas medio siglo. El geofísico alemán afirmaba que la litosfera (la parte sólida más superficial del planeta) se encontraba flotando sobre una capa más blanda perteneciente al manto de la Tierra.

Wegener murió en 1930 mientras sus teorías aún seguían siendo objeto de discusión y hoy en día, seguramente le alegraría saber que no solo estaba en lo cierto sino que, con la tecnología actual de GPS, incluso sabemos con exactitud de centímetros cuánto y en qué dirección se mueve cada placa tectónica.

[Relacionado: La isla de Surtsey, el nacimiento de un ecosistema]

Conocer la tectónica de placas es conocer la historia, pasada, presente y futura, de nuestro planeta, de cómo se formaron los continentes, las grandes cordilleras como el Himalaya o las inmensas fosas abisales. Aun así, el fascinante viaje de deriva continental esbozado por Wegener no estaría completo sin referirnos al proceso geológico que lo hace posible: La Subducción.

Cuando las placas de la litosfera se encuentran entre sí se inicia un proceso por el cual una de ellas se hunde bajo la otra, consiguiendo ese efecto de “cinta transportadora” que hace que los continentes se muevan.

Las más amplias zonas de subducción se encuentran en el Gran Anillo de fuego del Pacífico, una extensa región de la que ya hablamos hace un tiempo en Cuaderno de Ciencias. Sin embargo, no es el único lugar donde tienen lugar procesos de subducción y lo que es más importante, aún hoy en día se siguen formando nuevas zonas subductivas.

[Te interesará: Escapando por los pelos de una erupción volcánica]

Esta semana se ha publicado en la Revista Geology una interesante noticia sobre la posible formación de una nueva zona de subducción en el Atlántico, un océano mucho más tranquilo que el Pacífico, que podría cambiar el panorama actual de numerosas costas hispano-portuguesas.

El estudio, realizado por geólogos de la Universidad de Monash en Australia en colaboración con varios departamentos de la Universidad portuguesa de Lisboa, apunta hacia el nacimiento de procesos subductivos en el suroeste de la Península Ibérica.

Como hemos visto estos procesos son los responsables del movimiento de las placas tectónicas y al cierre o apertura de mares e incluso océanos, y por tanto llevan aparejados grandes movimientos de fondos marinos y terremotos.

Los geólogos publican conjuntamente con el estudio mapas y gráficas con diversos modelos en los que se vería afectado el mar Mediterráneo a través del Estrecho de Gibraltar. Las imágenes presentan diversos escenarios futuros de la franja que separa Europa y África, mostrando cómo podrían verse afectadas las costas de España.

Afortunadamente, estos procesos geológicos son lentos y de confirmarse estos modelos el cambio sería gradual en el próximo millón de años.

[Si te ha interesado este artículo no te pierdas: ¿Se podría estar formando un gigantesco supervolcán en las profundidades del Pacífico?]

Referencias científicas:

João C. Duarte, Filipe M. Rosas, Pedro Terrinha, Wouter P. Schellart, David Boutelier, Marc-André Gutscher, António Ribeiro “Are subduction zones invading the Atlantic? Evidence from the southwest Iberia margin” Geology (2013) | DOI: 10.1130/g34100.1

João C. Duarte, Filipe M. Rosas, Pedro Terrinha, Marc-André Gutscher, Jacques Malavieille, Sónia Silva, Luis Matias. “Thrust–wrench interference tectonics in the Gulf of Cadiz (Africa–Iberia plate boundary in the North-East Atlantic): Insights from analog models”. Marine Geology | Doi: dx.doi.org/10.1016/j.margeo.2011.09.014