Un supervolcán podría matar a millones de personas cerca de Pompeya

Miguel Artime

Pompeya, 29 de agosto del año 79 de nuestra era, el Monte Vesubio entra en erupción cerca de Nápoles acabando con la vida de miles de residentes de la villa romana. A día de hoy, este catastrófico incidente volcánico continúa probablemente siendo el más famoso de la historia. Aunque eso, podría cambiar...

Sin ánimo de ser alarmista, científicos italianos acaban de advertir de la presencia de un "supervolcán" oculto con un potencial destructivo capaz de matar a millones de personas, y de nuevo en la misma zona.

En palabras de Giuseppe De Natale, líder del proyecto de investigación que pretende excavar a gran profundidad para alcanzar y monitorizar la caldera de lava fundida: "Estas áeas pueden dar lugar a las únicas erupciones capaces de provocar efectos globales catastróficos comparables a los del impacto de un gran meteorito".

[Relacionado: El supervolcán dormido bajo Alemania]

Una caldera se forma por tierra colapsada tras una erupción volcánica. Pueden ser tan peligrosas como los domos o cúpulas volcánicas, capaces de disparar magma y cenizas al aire.

En la zona conocida como Campos Flégreos, un parque regional muy visitado por los turistas y que recibe su nombre de la palabra griega "arder", se ubica una caldera de cuya actividad los vulcanólogos poseen muchas y variadas evidencias. En las áreas colindantes a estos campos, famosos por sus afloramientos hidrotermales, muchos de ellos bajo el mar y cerca de Nápoles, habitan más de tres millones de personas.

[Podría interesarte: Escapando por los pelos de una erupción volcánica]

Este último dato, el elevado número de potenciales afectados que viven sobre el volcán, es lo que preocupa sobremanera a De Natale, que cree absolutamente necesario estudiar y monitorear los Campos Flégreos.

Los científicos, financiados por el Programa de Perforación Científico Continental Internacional (ICSDP) han recibido permiso para excavar 3.5 kilómetros hasta alcanzar el centro de la caldera, hogar de una cámara gigante de roca fundida. Una vez que alcancen la cámara, planean instalar un sistema de seguimiento que pueda dar información avanzada y alertar de cualquier erupción potencialmente peligrosa.

Como comenta De Natale, que trabaja en el Observatorio Vesubio del Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología de Italia: "Algunas de estas áreas, en particular los Campos Flégreos, están densamente pobladas y por ello, incluso las erupciones pequeñas, que afortunadamente son las más probables, suponen un riesgo para la población".

[Relacionado: Un volcán boliviano sorprende a los investigadores]

Las etapas premilinares de la excavación ya han aportado las primeras evidencias científicas, incluyendo muestras de rocas volcánicas formadas en una gran erupción que tuvo lugar hace 15.000 años.

Me enteré leyendo Yahoo! News.