Un edén descubierto por casualidad

En 2005, un grupo de investigadores

británicos trataba de encontrar lugares propicios para un nuevo projecto de investigación. Se encontraron con un hallazgo sorprendente: una región de pluvisilva inexplorada en el corazón de Mozambique.

[Te puede interesar: Madagascar, el paraíso de la diversidad en peligro]

La casualidad jugó un papel muy importante en este descubrimiento. El objetivo de su investigación era demostrar las similitudes entre teselas de bosque tropical de media montaña. Para documentarse, emplearon el famoso programa Google Earth, buscando zonas por encima de los 1.500 metros de altitud, cerca del Monte Mulanje, donde se centraría su investigación.

Lo primero con que se encontraron fue con una zona de color verde oscuro, de la que no tenían referencia. Organizaron una primera prospección, que dió como resultado lo opuesto que esperaban encontrar: la región del Monte Mabu. Situada en el norte de Mozambique, es casi desconocida incluso por los ciudadanos de dicho país. Durante la larga guerra civil en la que asoló el país entre 1975 y 1992, sirvió como refugio para la población local cuando el conflicto se recrudecía.

Gracias al secreto mantenido por los nativos, el ecosistema, equivalente a una isla, se ha mantenido prístino; no ha habido extracción maderera masiva ni quemas para transformar el terreno para la agricultura, tan comunes en otras zonas de selva. Se trata de una región de bosque tropical perenne, rodeado de sabana. Tanto su fauna como su flora han permanecido durante mucho tiempo aislados de otras poblaciones, dando como resultado la aparición de numerosas especies desconocidas.

Nuevas especies descubiertas

La descripción de nuevas especies es un proceso largo, tedioso e infructuoso en la mayoría de los casos. Sin embargo, esta vez está resultando un auténtico éxito. Con solo un octava parte de la zona muestreada fueron encontradas el año pasado diez nuevas especies animales, entre las que se encuentran camaleones pigmeos, víboras y mariposas.

El pasado 18 de junio, una delegación del equipo de investigación, formado por especialistas de Reino Unido, Suiza, Mozambique, Malawi y Tanzania se reunió con miembros del Banco Mundial y las autoridades mozambiqueñas en un intento por lograr el mayor estatus de conservación posible para el Monte Mabu. Para ello, han implicado a la población local presentando un programa para corresponsabilizarla en su mantenimiento y explotación sostenible, dando especial relevancia a la formación de equipos locales que continúen con el estudio de la zona. Hasta ahora, aún no ha habido resolución al respecto. Esperemos que tenga un final feliz.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente