The white-man effect o cómo los científicos afectan a los resultados de los estudios sólo por ser blancos

J Peláez

Uno de los métodos más utilizados para investigar el proceso de toma de decisiones es la realización de juegos. En el análisis de la conducta humana es fundamental para conocer por qué actuamos del modo en que lo hacemos, y una buena forma de estudiar las razones de nuestras decisiones es realizar simulaciones mediante incentivos en metálico.

Estos juegos consisten en el estudio de las reacciones de un determinado grupo de sujetos cuando se encuentran ante diversas opciones similares al célebre dilema del prisionero. La idea es simple y a veces implica el uso de dinero, ya sea imaginario o real, con el objetivo de comprobar qué tipo de decisiones adopta un amplio conjunto de personas ante diferentes posibilidades.

 

Variables en el dilema del prisionero
Variables en el dilema del prisionero

Durante décadas se han utilizado este tipo de juegos y dilemas para estudiar la toma de decisiones, sin embargo un estudio recientemente publicado en el Journal de conducta y organización económicas, podría poner en aprietos muchas de las conclusiones obtenidas mediante esta clase de juegos durante todos estos años.

[Te interesará: ¿Afectan las nuevas tecnologías a nuestro cerebro?]

Los responsables de la investigación lo han denominado “The white-man effect” y se trata de un sesgo en la toma de decisiones de los participantes dependiendo del color de la piel del investigador que lleva a cabo el estudio.

El estudio se ha llevado a cabo en el marco de una serie de experimentos económicos realizados en países en vías de desarrollo y para ello los autores se trasladaron a sesenta pueblos y aldeas de Sierra Leona, invitando a sus habitantes a un juego que denominaron “The Dictator”.

En esta serie de actividades el juego se realizaba de la siguiente manera: Había dos participantes, un “dictador” y un “sujeto”. Los investigadores daban dinero al dictador y le daban la posibilidad de que donara parte de ese dinero al sujeto.

La primera sorpresa es que la mayoría de los dictadores participantes efectivamente donaron parte de ese dinero a los sujetos, a pesar de que podían quedarse con todo. Lo más frecuente es que el dictador se quedase con la mitad del dinero para él y regalaba el 50% restante. No obstante, hay que decir que este comportamiento no es una gran sorpresa puesto que en esta clase de juegos se ha comprobado a menudo la conducta altruista de los participantes.

[Relacionado: ¿Son los ricos menos honrados que los pobres? Los estudios indican que sí]

Sin embargo, el estudio no consistía en observar la generosidad de los sujetos sino si esta generosidad variaba según el investigador que llevaba a cabo el estudio. Es decir, la conducta de los sujetos en el juego no cambiaba por los sujetos que participan, sino por los científicos que estaban a cargo de la investigación.

 

White-man effect. Los participantes donaban más si el supervisor era blanco
White-man effect. Los participantes donaban más si el supervisor era blanco

Para ello llevaron a diferentes personas que se harían cargo de explicar el juego y observar a los participantes. En total estos responsables del juego fueron cinco personas, de los cuales cuatro eran nativos de Sierra Leona y un quinto supervisor blanco.

Estas cinco responsables se iban turnando y resulta que cuando el supervisor era blanco, los participantes en el juego eran notablemente más generosos…¡Regalaban hasta casi un 20% más de dinero!.

Los autores del estudio fueron muy cuidadosos a la hora de tener en cuenta otros sesgos en la realización del juego, y además realizaron toda la investigación con medidas de doble ciego, puesto que ni los jugadores, ni siquiera los propios supervisores sabían cuál era el objeto del estudio.

Las conclusiones publicadas en el artículo titulado “El efecto del hombre blanco: Cómo la presencia de un extranjero afecta a la conducta en experimentos” suponen un elemento más a tener muy en cuenta en la forma en la que se desarrollan este tipo de estudios conductuales.

No solo hay que estar atento a los sesgos tradicionales presentes en los sujetos de estudio, a partir de ahora, también deberíamos saber que los propios científicos involucrados en el experimento pueden variar los resultados obtenidos.

[Si te ha interesado este artículo, no te pierdas el curioso experimento que juntó a tres Jesucristos]

Referencias científicas y más información:

Nikhil Sonnad “Researchers can change the outcome of studies just by being white” Quartz

Jacobus Cilliers, Oeindrila Dube, Bilal Siddiqic “The white-man effect: How foreigner presence affects behavior in experiments” Journal of Economic Behavior & Organization. Volume 118, October 2015, Pages 397–414 Economic Experiments in Developing Countries