¿Quieres ser más creativo? Baja la luz

Cuaderno de Ciencias

Los amantes saben bien que en ocasiones, cuando uno pretende ser más "creativo" con su pareja, un poco de luz ténue ayuda a concentrarse y desinhibirse. Lo que no sabía yo es que ese mismo truco de bajar la iluminación podría aumentar nuestra creatividad en otros instantes menos románticos.

[Relacionado: Peces zombies, una forma creativa de financiar la ciencia]

Al menos eso es lo que se desprende de un trabajo de investigación en psicología dirigido por Anna Steidle de la Universidad de Stturgart en Alemania, del que se desprende - en palabras de la autora - que: "la oscuridad nos ayuda a liberarnos de las coacciones, lo cual a su vez promueve la creatividad".

El trabajo, en el que también colaboró la investigada Lioba Werth, de la Universidad de Hohenheim, llega a la conclusión de que un ambiente a media luz, promueve una sensación de libertad y autodeterminación, al mismo tiempo que reduce las inhibiciones, todo lo cual incita al pensamiento innovador.

Para probar su tesis, Steidle y Werth describen seis experimentos. El principal contó con la ayuda de 114 voluntarios alemanes (estudiantes no graduados) que se sentaron en grupos de dos o tres en una pequeña habitación diseñada para simular una oficina.

[Podría interesarte: ¿Puede un ciego total percibir la luz sin darse cuenta?]

La habitación contaba con un dispositivo de iluminación regulable en el techo ubicado justo sobre el escritorio. La cantidad de iluminación varió, con algunos grupos recibiendo solo 150 lux (luz débil), mientras que otros recibían 500 lux (la medida recomendada de iluminación para una oficina) e incluso 1.500 lux (luz brillante).

Tras aclimatarse al ambiente durante un cuarto de hora, los participantes comenzaban a trabajar en lo que los investigadores describen como "cuatro problemas de razonamiento creativo". Estas tareas requerían que los individuos cambiaran su percepción sobre un problema dado si querían encontrar la solución óptima.

Tras pasar dos minutos tratando de resolver cada uno de los cuatro problemas, los participantes rellenaron una encuesta en la que evaluaban su sensación de libertad con respecto a las coacciones. También se les preguntaba sobre su sensación de control externo y sobre su nivel de autoconfianza.

El resultado fue que aquellos que se encontraban en la habitación débilmente iluminada resolvieron "de forma significativa" más problemas que aquellos que se encontraban bajo la luz brillante. También se sintieron más libres y menos inhibidos que sus compañeros en la sala intensamente iluminada. No hubo diferencias significativas en los resultados de los participantes de la sala iluminada de forma convencional y los que hicieron la prueba en la excesivamente iluminada.

Los investigadores concluyen por tanto que los resultados indican que la baja iluminación eleva la sensación de liberarse de aquello que nos coacciona, aumentando al mismo tiempo nuestra actuación creativa.

[Podría interesarte: ¿Escuchar a Mozart nos hace más inteligentes?]

El trabajo se publicó en la revista: Journal of Environmental Psychology.

Si te animas a hacer tu mismo el experimento, aquí tenéis un enlace a los ejercicios empleados en el trabajo de Anna Steidle, que según puedo leer son típicos en los estudios de investigación sobre creatividad.

Más información sobre esta investigación en este PDF.