¿Quién tallaba puntas de lanza de piedra 85.000 años antes de que apareciésemos?

El hallazgo en Etiopía de una punta de lanza tallada a mano y datada en 280.000 años, es decir 85.000 años antes de que nuestra especie apareciera sobre la faz de la Tierra, acaba de sorprender a la comunidad científica por sus implicaciones. ¿Somos más antiguos de lo que creíamos, o es que hubo alguien antes de nosotros con un conocimiento y habilidades que creíamos inherentes a los humanos modernos?

[Relacionado: ¿De verdad comían plantas los neandertales?]

Sea cual sea la respuesta, es asombrosa. Aunque los científicos se inclinan por la más probable, que es la segunda. ¿De qué otra especie hábil y creativa, anterior a la nuestra, podríamos estar hablando entonces? Bien, el principal sospechoso es el Homo heidelbergensis que vivió en África, Europa y Oriente Próximo hasta hace al menos 600.000 años, y al que muchos paleontólogos consideran el antepasado directo tanto del Homo sapiens como del Homo neanderthalensis.

En Discovery.com entrevistan al arqueólogo de la U.C. Berkeley Yonatan Sahle autor principal del trabajo sobre la punta de lanza etíope supuestamente tallada por el hombre de Heidelberg, y le preguntan si es posible que un innovador heidelbergensis especialmente avezado (literalmente hablan de un "Steve Jobs") podría estar tras la manufacturación de la punta de lanza.

Sahle no lo cree imposible, y añade que han descubierto que la punta de lanza se realizó con obsidiana (de la cual se encontraron formaciones geológicas cercanas). Advierte que el proceso para afilar las puntas, y encajarlas y fijarlas a las varas de forma segura requiere, incluso a día de hoy, habilidad concentración y seguir varias etapas.

[Podría interesarte: Descubren 19 parientes vivos de Ötzi en el Tirol austríaco]

La inteligencia necesaria para un avance tecnológico así podría haber surgido antes de que se produjeran los cambios anatómicos que el género Homo experimentó más tarde. De hecho, anatómicamente el hombre de Heidelberg era muy parecido a nosotros, pese a ser más alto y musculado (véase foto).

Le preguntan también a Sahle por qué sólo en Etiopía pueden encontrarse herramientas innovadoras datadas en ese período. Sahle cree que se dieron varias coincidencias favorables, empezando por la presencia de materia prima en la zona (la obsidiana antes mencionada), y siguiendo por un aumento en la población que pudo haber contribuido al intercambio creativo de ideas. En cuanto a este aumento en el número de individuos, cree que la presencia de un gran lago de agua dulce en la zona pudo haber hecho de la zona un lugar atractivo en el que establecerse.

En relación al uso de las lanzas, le preguntan si creen que los fabricantes de la punta encontrada las tiraban desde la distancia en dirección a las presas como hacíamos los sapiens en la fase de cazador-recolector, o si las empuñábamos directamente sobre la víctima en un combate cuerpo a cuerpo, como hacían los neanderthalensis. Sahle cree que se arrojaban desde lejos. Lamentablemente aún no cuentan con evidencias de restos de animales que corroboren esta teoría.

Habrá que seguir las implicaciones de este trabajo. De confirmarse adelantaría la aparición de la tecnología en el género Homo en nada menos que 85 milenios con respecto a las dataciones de los primeros fósiles conocidos de nuestra especie.

[Relacionado: El homo antecessor practicaba canibalismo con los niños de otros grupos]

Podéis consultar el paper en PLOS ONE.

La foto, creative commons, la encontré en el Flickr del usuario Ryan Somma.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente