¿Por qué la Tierra tiene tectónica de placas y Venus no?

La teoría de la tectónica de placas es relativamente moderna, de hecho no fue ampliamente asumida hasta los descubrimientos de las dorsales submarinas en la década de los 60, sin embargo su importancia (la de la existencia de placas continentales que se mueven sobre el manto) resultó capital para la aparición de vida. Los científicos siguen sin explicarse de forma convincente por qué la Tierra parece ser el único planeta rocoso del sistema solar que muestras placas, pero ahora un nuevo trabajo realizado por dos geólogos podría explicar por qué la Tierra posee tectónica mientras que su gemelo, Venus, no.

[Relacionado : Una nueva zona de subducción podría estar naciendo en costas de la Península Ibérica]

Las formación de las placas (losas de corteza interconectadas que flotan sobre el viscoso manto superior de la Tierra) tuvo lugar mediante un proceso similar al de la subducción que vemos hoy en día cuando una placa se pliega bajo otra.

Comenzó hace unos 4000 millones de años, cuando en algún punto de la corteza, una porción fría de esta se vió empujada hacia abajo, al interior del cálido manto superior, lo cual dañó y debilitó a las zonas de la corteza que rodeaban aquel punto. (Tal vez el fenómeno sucedió simultáneamente en varias regiones, pero "idealmente" para iniciar el proceso basta con que se diera una sola vez).

Lo que si sabemos es que tras aquella primera "inmersión" de la corteza, vinieron muchas más a lo largo de mil millones de años, que es el tiempo que los investigadores responsables de este estudio (David Bercovici, de la Universidad de Yale y Yanick Ricard de la Universidad de Lyon) creen que pasó hasta que se formó un sistema global de tectónica de placas.

Los autores del estudio, que incluye un modelo matemático que explica por qué la Tierra desarrolló ese sistema de tectónica de placas hace 3000 millones de años, mientras que Venus no, afirman en su trabajo (recientemente publicado en Nature) que la aparición de ese sistema fue posiblemente el momento definitorio de la Tierra.

Gracias a él, la Tierra cuenta con un mecanismo de regeneración de minerales y enterramiento de carbono hacia el interior de la Tierra. La tóxica atmósfera de Venus, se compone en un 96% de CO2 entre otras cosas por la ausencia en aquel mundo de un sistema tectónico.

[Podría interesarte: La Tierra desde el espacio, como era hace millones de años]

El trabajo de los dos geólogos es altamente especulativo, de hecho ellos mismos reconocen: "Cómo fue que la Tierra, de entre todos los cuerpos terrestres, fue el único en dar lugar a la tectónica de placas por convección del manto sigue siendo un enigma".

No obstante, creen que después de aquel primer hundimiento de un trozo de corteza frío en el manto (ellos lo llaman "proto-subducción"), se produjo un estiramiento de las rocas en la litosfera que cubría la zona, y esta deformación provocó cambios microscópicos en la estructura cristalina de esas rocas, o lo que es lo mismo, las debilitó.

A partir de ahí, se dio una especie de proceso de "retroalimentación auto-debilitadora", en el que las áreas deformadas se fueron debilitando más y más. Con el tiempo, a medida que se daban movimientos de hundimiento en otras zonas, estas áreas debilitadas se fueron haciendo más y más grandes haciendo surgir al sistema de tectónica de placas.

Si el proceso no se dio en Venus (un planeta del tamaño de la Tierra y con una composición similar) fue simplemente debido al calor que le confiere su cercanía al sol. A causa de su alta temperatura, cualquier daño que se produjera en su superficie "cicatrizaba" mucho más rápido.

[Relacionado: ¿Y si el monstruo del Lago Ness fuese una placa tectónica?]

Fuentes consultadas: 1, 2 y 3.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente