Por fin un método fiable para contar multitudes

Cuaderno de Ciencias
Multitud de manifestantes catalanes forman parte de una V de Votar gigante que recorre el Paseo de Gracia en Barcelona durante la Diada, el 11 de septiembre de 2014

Barcelona es famosa por muchos aspectos, su privilegiada fachada al Mediterráneo, el ordenado perfil de sus calles, el modernismo de Gaudí, su barrio judío, las Ramblas, el Nou Camp, etc. Y últimamente también por otros dos eventos entre los que nunca creerías que podría haber relación: 1 ser sede del Mobile World Congress y 2 albergar multitudinarias manifestaciones cada 11 de septiembre (Diada), cuyo número de asistentes resulta siempre difícil (y polémico) de determinar. ¿Qué tiene que ver el Mobile Congress y las manifestaciones de la Diada? Pues que el protagonista del primer evento, el Smartphone, podrá ayudar - por fin - a determinar el número de asistentes al segundo, con un margen de error de solo el 13%. Obviamente, el método también podrá aplicarse en cualquier manifestación moderna que se de en el primer mundo, allá donde lo normal es que un elevado porcentaje de la población cuente con un móvil de última generación en el bolsillo. ¡Se acabó la guerra de cifras!

[Relacionado: ¿Alimentarán los virus la batería de tu teléfono?]

El 11 de Septiembre de 2014, en Barcelona una multitud formó una "V" ocupando los últimos tramos de la Diagonal y la Gran Vía en su entronque en Glories. La guardia urbana habló de más de un millón y medio de manifestantes. En cambio, la delegación de gobierno en Cataluña cifró la concurrencia en medio millón, es decir en una tercera parte. Las diferencias de parecer en los conteos de esta, y otras manifestaciones ciudadanas que se dan por todo el mundo, son como vemos demasiado abultadas, y es que no existe forma humana de contar con exactitud las cabezas de los asistentes a pesar de toda nuestra tecnología.

¡Y no es que no lo hayan intentado de todas las maneras! Se han empleado cámaras de gran resolución ubicadas estratégicamente, e incluso se ha contado con la asistencia de satélites y dones. Lo cierto es que el conteo es muy complicado, especialmente cuando hablamos de masas en movimiento recorriendo alamedas arboladas, y más difícil aún si la "manifa" se hace de noche o el tiempo se nubla. Pero todo eso podría estar a punto de cambiar si nos olvidamos de los métodos visuales y en lugar de cabezas contamos los flujos de datos digitales que emanan de los teléfonos móviles que casi todo el mundo lleva ya en su bolsillo.

[Podría interesarte: Las palomas consiguen aprender a contar hasta nueve]

Hilera de smartphones Galaxy S6 edge expuesta en el stand de Samsung del pasado Mobile World Congress de Barcelona. Foto tomada el 1 de marzo de 2015 (REUTERS/Albert Gea/Files).

Cada vez que llamamos a alguien, enviamos un SMS, publicamos un tweet, o abrimos una página Web con nuestro teléfono inteligente, dejamos un rastro digital que se puede geolocalizar. El problema es que nadie sabe lo fiable que resultan estos "streams" de datos para el conteo de asistentes. Cuando tienes a una masa de un millón de personas ubicada en un lugar ¿qué proporción de los asistentes se espera que usen sus teléfonos, de un modo u otro, durante un tiempo dado?

Para responde esta pregunta, un grupo de investigadores italianos empleó multitudes de tamaño conocido (en un aeropuerto y un estadio de Milán) a fin de calibrar el uso promedio de los teléfonos móviles. Lo que descubrieron es que los datos de los Smartphones predijeron el número de asistentes en ambas megaestructuras con una media de error de solo un 13%. Puede que este nuevo método no resulte del todo exacto, especialmente si el conteo se realiza en países en los que el uso de estos dispositivos no esté tan extendido como en Europa o Estados Unidos, pero sin duda podría ser de gran ayuda la próxima vez que el soberanismo catalán tome las calles de Barcelona.

El estudio, firmado por Federico Botta, Helen Susannah Moat y Tobias Preis acaba de publicarse en la revista Royal Society Open Science.

[Relacionado: Intentan transmitir besos por Internet]

Me enteré leyendo Science.