NASA y sus cansinas técnicas virales de marketing

Si durante los últimos días usted se ha conectado a internet se habrá visto, casi irremediablemente, abrumado por un inusual aluvión de noticias astronómicas. En apenas 48 horas hemos asistido a un misterioso anuncio de la NASA que se prometía fascinante, a un eclipse poco frecuente que coincidía con lo que algunos denominan “SuperLuna” y al descubrimiento de cómo se ha formado el cometa al que acompaña la sonda Rosetta.

Para todos los que nos dedicamos, de una u otra forma, a divulgar nuestra pasión por la astronomía han sido unas horas muy especiales. Esta especie de empacho viral ha servido para llevar las noticias del universo a las pantallas de millones de lectores, a las portadas de numerosos medios de comunicación y a los trending topics de las redes sociales.

Y está bien, reconozcamos que estamos contentos con esta avalancha informativa, pero como siempre suele suceder con todo empacho, también tiene sus desventajas.

 

Empachón astronómico (viñeta de OATMEAL)
Empachón astronómico (viñeta de OATMEAL)

Empecemos por NASA. Como ya imagino que sabréis (por las miles de webs que han tratado el asunto) la Agencia espacial estadounidense inició el “hype” hace unos días afirmando que tenía un anuncio fascinante sobre Marte. Llevo muchos años quejándome de este tipo de actuaciones por parte de NASA en donde prima más la repercusión mediática que el descubrimiento en sí.

De hecho, los lectores asiduos de Astronomía para terrícolas ya conocían la noticia de las trazas de agua salada fluyendo estacionalmente por Marte puesto que hace ya un año y medio que hablamos de ellas en este mismo blog. Y no una, sino varias veces.

[Relacionado: ¿Te perdiste el eclipse? Aquí tienes las mejores fotografías]

¿Qué hay de nuevo entonces? Pues, si les tengo que ser sinceros: poco. Conocemos esas RSL (Recurring Slope Lineae) hace ya algunos años, y la explicación más convincente durante todo este tiempo ha sido la misma que ha confirmado ahora el estudio de Nature.

Así pues, lo que tenemos ahora no es un descubrimiento en sí, sino la confirmación de ese descubrimiento por parte del espectrógrafo de la HiRISE a bordo de la sonda MRO. Y tampoco, porque hace ya un año, gracias a los datos de esa misma sonda, la inmensa mayoría de los expertos daban por seguro que lo que causaba esas trazas en las pendientes de Marte era agua.

Por tanto, lo que hemos vivido durante estos días no ha sido más que la confirmación final de algo que ya sabíamos casi al 99%... ¿demasiada pompa para tanto anuncio? Posiblemente…

Si el objetivo de NASA con estos anuncios es atraer la atención de los medios podemos afirmar que lo está consiguiendo, pero todo tiene un precio. Desde hace ya años NASA está apostando por esta clase de comunicados y no sería la primera (ni la segunda, ni la tercera) que esta publicidad viral termina volviéndose en su contra…

Ahora veamos si tenéis memoria… Vámonos al año 2008.

En junio de aquel lejano año la Mars Phoenix se topaba con hielo de agua en Marte. Sí, aquello realmente fue un gran descubrimiento y sin embargo lo único que se le ocurrió a NASA aquel día fue escribir un tuit… Muy poco para lo que ellos mismos consideraron "best day ever"

 

Anuncio de NASA del descubrimiento de hielo en Marte... por tuiter
Anuncio de NASA del descubrimiento de hielo en Marte... por tuiter

Muchos aficionados a la astronomía no se tomaron bien esa falta de interés por parte de la Agencia e incluso el ínclito Phil Plait que por aquellas fechas era una especie de gurú astronómico, escribió en su blog Bad Astronomy un artículo titulado: “Nasa needs to be cooler (NASA necesita ser más guay) pidiendo un toque más moderno y audaz en sus comunicados.

No sabemos si la crítica llegó o no a los oídos correctos, pero lo cierto es que apenas unas semanas después, NASA comenzó su primera oleada de marketing viral.

Seguimos en 2008 y la Agencia espacial norteamericana se planta delante de los medios de comunicación en una rueda de prensa para informar de un (y cito literalmente) “extraordinario descubrimiento en el universo” que harían público pasada una semana.

Aquello era inaudito. NASA convocaba a la prensa no para anunciar nada, en realidad era el anuncio de un anuncio. Todos pensamos que debía de tratarse de algo grandioso para merecer tanta atención y suspense…

¿Qué ocurrió? Pues que después de aguantar a cientos de chalados haciendo predicciones sobre lo que se nos venía encima, diciendo que se trataba del descubrimiento de vida extraterrestre o del mismísimo fin del mundo, al final tan solo estábamos ante la detección de un joven remanente de supernova… Muy poca chicha para tanta expectación.

 

Imagen de la supernova descubierta
Imagen de la supernova descubierta

A pesar de las críticas que recibió por montar tanto alboroto por una noticia menor, aquel éxito de expectación hizo que NASA repitiera varias veces la operación: Convoco a los medios de comunicación para anunciarles que dentro de unos días habrá una importante noticia sobre tal o cual tema… Como si fuese el tráiler de una película, la Agencia se aseguraba de tener pendientes a los aficionados y a la prensa durante varios días, hasta que por fin desvelaba el secreto.

[Relacionado: ¿Agua líquida en Marte? La sal podría ser la respuesta]

Desde entonces hasta nuestros días, NASA ha continuado con esa estrategia, más cercana al mercadeo de Hollywood que a la ciencia. Y durante todos estos años, no siempre le ha salido bien… Es más, en algunos casos, directamente ha metido la pata hasta el fondo con sus anuncios.

En 2010, la Agencia volvía por sus fueros y volvía a reunir a la prensa para anunciar (nuevamente) un hallazgo de alta importancia. Otra vez NASA dejaba varios días para que los medios le hicieran el trabajo de promoción y que las redes sociales sirvieran de altavoz a sus anuncios. Pero esta vez le salió el tiro por la culata porque el gran anuncio, la célebre vida basada en el arsénico, resultó ser un chasco y a las pocas horas ya había webs desmontando todo.

 

cepa GEFAJ-1 de la Halomonadaceae, protagonista del anuncio de NASA sobre la vida y el arsénico
cepa GEFAJ-1 de la Halomonadaceae, protagonista del anuncio de NASA sobre la vida y el arsénico

Y qué decir de Marte… En el planeta rojo NASA ha encontrado un filón. Si nos ponemos a contar las veces que ha anunciado a bombo y platillo el descubrimiento de agua en Marte nos faltarían dedos de la mano.

En esta ocasión, además se ha unido un elemento imprevisto ya que el paper en que se basa el anuncio fue publicado en REDDIT, uno de los agregadores más populares de internet, consiguiendo así que el hype se adelantara un día al anuncio.

De esta manera llegó la rueda de prensa más descafeinada de la breve historia del marketing de NASA. Allí estaban los investigadores responsables del estudio publicado en Nature, y hemos de confesar que pocos estábamos interesados ya en lo que tenían que decir: Sabíamos desde hace años lo del agua en Marte y además el misterio que NASA pretendía se había desvanecido.

No sé si NASA debe replantearse este tipo de actuaciones mediáticas para anunciar sus hallazgos, lo que sí me atrevo a decir es que de seguir por este camino, cada vez menos aficionados a la astronomía haremos caso de la llamada a filas de la Agencia…

Señores de NASA, piénselo durante un rato, no gasten todas las balas en anuncios pomposos que después terminan defraudando. No pueden levantar todas las liebres de esta manera para que luego el hallazgo real decepcione a todos aquellos que seguimos sus noticias.

Recuerden la fábula de Pedro y el lobo.

[Si te ha interesado este articulo no te pierdas: ¿Hay agua líquida fluyendo en estos momentos por Marte?]

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente