Madagascar, el paraíso de la biodiversidad en peligro

José de Toledo

La isla-"continente" de Madagascar (ya que es tan grande y tan aislada que WWF/ADENA plantean que sea "el octavo continente), es uno de los lugares con mayor riqueza en biodiversidad que existen en el mundo. Un informe recientemente publicado por una de las organizaciones conservacionistas más importantes así lo atestigua, al mismo tiempo que pone de relieve las amenazas que sufre.

Entre 1999 y 2010 se han descubierto en Madagascar el impresionante número de 615 especies nuevas, casi en su totalidad endemismos. En esta lista podemos encontrar organismos pertenecientes a todos los reinos animales, desde mamíferos como el lémur saltador de Sahamalaza (Lepilemur sahamalazensis) hasta plantas como la orquídea Polystachya clareae, pasando por reptiles, aves, peces o insectos.

[Galería: Las fotos de algunas de las especies descubiertas]

Este hecho no es sorprendente. Las islas son ecosistemas únicos y frágiles, en los que la especiación, el proceso de aparición de nuevas especies, ocurre de manera mucho más habitual que en terrenos continentales cercanos.

La cantidad de hábitats únicos es muy alto, y las migraciones suelen difíciles, en algunos casos imposibles. Los organismos tienden a evolucionar hacia formas muy especializadas con unas relaciones de dependencia muy alta entre ellos. Estos mismos factores aumentan la amenaza que sufren las islas, ya que un cambio en unas condiciones tan exclusivas puede resultar fatal para las poblaciones.

Las especies encontradas en Madagascar cumplen con estos criterios. Algunos tienen adaptaciones curiosas, como el Uroplatus pietschman, cuyo nombre vulgar vendría a significar "Geco corcho con cola de hoja" (Cork Bark Leaf-Tailed Gecko). Este pequeño reptil, habituado a trepar a ramas y cortezas, tiene un camuflaje perfecto para pasar desapercibido.

Justo en el extremo opuesto, en el de hacerse lo más presente posible, se encuentra el Camaleón "Glam Rock" (Furcifer timoni, al que han llamado así en homenaje a la estética que emplearon entre otros David Bowie en los 70. Tanto machos como hembras tienen un patrón de colores muy llamativos, seleccionados sin duda durante el cortejo.

En la lista de especies interesante encontramos al lemur ratón de Berthe (Microcebus berthae), el primate más pequeño conocido hasta el momento, con 92 centímetros de longitud corporal media. También la palmera Tahina spectabilis, de la que quedan menos de 100 individuos, que florece y produce frutos una sola vez en su vida, tras lo cual provoca su propia muerte para no competir con su descendencia; o el geco Phelsuma borai, único miembro de su género capaz de cambiar su color para pasar desapercibido.

Las especies de Madagascar son únicas, pero sus amenazas son bastante conocidas. Entre los años 1950 y 2000, la pérdida de cubierta forestal se ha estimado en un 40%, principalmente para transformar dichos terrenos en campos de cultivo y para obtener leña y carbón vegetal. Esto provoca una deforestación que está llevando toneladas de sedimentos a los arrecifes circundantes, poniéndolos en grave peligro. El comercio de animales exóticos, hoy en día prohibido, sigue siendo una amenaza por culpa de los furtivos. Y por citar solo una amenaza más, el cambio climático puede hacer desaparecer una gran parte de Madagascar, que cuenta con más de 5,000 km de costa.