Los videojuegos violentos benefician numerosas funciones cerebrales

Cuaderno de Ciencias

Desde su masiva popularización en la década de los 80, los videojuegos han sido objeto de multitud de críticas, en especial si desarrollaban escenarios y actividades violentas o bélicas. De ellos se ha dicho que crean adicción, que fomentan la agresividad o que son responsables de aislamiento y comportamientos antisociales.

Sin embargo, los nuevos estudios neurocientíficos que se están realizando en los últimos años nos muestran otra faceta más positiva de nuestra actividad frente a la pantalla de las consolas. En un reciente estudio publicado en la prestigiosa revista Nature encontramos una visión diferente: los videojuegos también tienen sus ventajas.

[Relacionada: ¿Cómo afectan las nuevas tecnologías al funcionamiento de nuestro cerebro?]

Incluso podemos ir algo más lejos porque como afirman los neurocientíficos Daphne Bavelier y Richard J. Davidson, científicos de la Universidad de Rochester y autores del estudio, los videojuegos violentos como por ejemplo Medal of Honor o Call of Duty, refuerzan habilidades cerebrales asociadas a la visión o la atención, por encima de otros videojuegos más pacíficos como el Tetris o los Sims.

Los más asiduos a este blog de ciencia en Yahoo! seguro que recordarán la anécdota que el neurocientífico del CSIC Luis Otero nos contaba en relación con el entrenamiento de Iker Casillas, portero del Real Madrid y cómo hace unos años Walter di Savio, el preparador físico del equipo madridista le preguntaba cómo mejorar las capacidades de reacción y reflejos del guardameta. El investigador le recomendó a Iker jugar a videojuegos, concretamente a juegos de acción y de guerra, y a ser posible en la pantalla más grande que encontrara.

[Te interesará: Neuromagic, ¿Cómo engañan los magos a tu cerebro?]

El nuevo estudio compara la actividad registrada en el cerebro de personas que suelen jugar a videojuegos violentos con el de otras personas que no. Los resultados evidencian que los jugadores habituales necesitan un menor número de regiones del córtex para realizar determinadas tareas relacionadas con la atención, la búsqueda de patrones o la visión.

En los experimentos del artículo publicado se muestran las regiones del cerebro implicadas en ejercicios como buscar un determinado objeto y demuestran que los jugadores de videojuegos necesitan menos regiones del córtex para realizar con éxito estas tareas.

No solo eso, el estudio afirma que estas mejoras cognitivas se adquieren con sólo una media de 5 horas semanales frente a algún juego y sus efectos positivos se mantienen a largo plazo, incluso durante más de un año.

Eso sí, también se muestra que estas 5 horas a la semana son más que suficientes y que más tiempo delante de la pantalla no ofrece beneficios adicionales.

[Si te ha interesado este artículo, te gustará: ¿Escuchar a Mozart nos hace más inteligentes?]

Referencia: Daphne Bavelier, Richard J. Davidson, “Brain training: Games to do you good” Nature 494: 425-426, 28 Feb 2013

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines