Los mineros del futuro serán bacterias

Los primeros utensilios realizados con cobre tienen unos 7.000 años de antigüedad. Desde entonces hasta ahora hemos ido construyendo un mundo tecnológico y eléctrico que depende en gran medida de este material. Si miras a tu alrededor comprobarás que desde el cableado de la luz hasta las tuberías de tu casa, pasando por componentes de tu coche o de tu móvil, vivimos rodeados de elementos realizados a partir del cobre. Es el tercer mineral más utilizado en el mundo después del hierro y el aluminio.

Pero conseguir cobre no es fácil. Para obtenerlo es necesario excavar en la mayor parte de los casos. Después hay que separarlo del resto de rocas, hay que moler, pulverizar, calentar. Se necesita un largo proceso que ahora y gracias a la biotecnología podría resultar mucho más sencillo.

Estamos hablando de un proceso llamado Biolixiviación y que utiliza bacterias para conseguir metales. Puede parecer de ciencia ficción, pero lo cierto es que ya se utiliza en numerosos países y está dando unos resultados muy favorables. Por ejemplo, en la actualidad el 5% de los minerales que se extraen en Chile se obtienen mediante este proceso de biolixiviación y cada vez más surgen modernas empresas dedicadas a mejorar la producción mediante este método haciéndolo más efectivo y barato. Si nos centramos en el caso del cobre, el porcentaje de mineral extraído mediante la biominería aumenta hasta el 20%.

Artículo relacionado: [El ataque mortal de las abejas niponas]

Su método de trabajo es sencillo. Las bacterias disuelven las rocas o minerales, y mediante una reacción de oxidación propia de su metabolismo, los hacen solubles. Más tarde se recupera el material mediante un proceso electroquímico que recupera un cobre de alta pureza, listo para ser exportado.

Son la próxima generación de mineros. Son baratos, ecológicos, trabajan sin descanso y tan solo necesitan aire para realizar su labor.

Empresas biotecnológicas y corporaciones mineras como Biosigma en Chile estudian bacterias como la Acidithiobacillus ferrooxidans que se encuentra en depósitos de pirita y es capaz de metabolizar minerales como el hierro y el azufre.

Nos encontramos ante lo que podría ser el futuro de la siempre peligrosa tarea de extraer minerales. De aquí a no mucho la minería podría consistir en algo tan sencillo como realizar dos agujeros: uno para inyectar las bacterias y otro para recoger el líquido solubilizado por ellas conteniendo el cobre. Escenas dramáticas como la vivida con los mineros atrapados en Chile podrían tener sus días contados gracias a la biominería.

Como nota curiosa y para terminar añadiremos que estas bacterias tienen además un interés astronómico. En la búsqueda de vida extraterrestre es muy posible que este tipo de microorganismos se conviertan en los primeros seres vivos alienígenas que encontremos puesto que son muy resistentes y se adaptan con facilidad a ambientes extremos.