Los expertos confirman el fenómeno El Niño para 2015

Cuaderno de Ciencias
Temperaturas del mar en superficie - NOAA 2015

El fenómeno meteorológico conocido como “El Niño” no tiene un patrón fijo. Es un evento cíclico pero aún no hemos podido determinar sus plazos concretos, si es que los tiene. Los especialistas hablan de ciclos de entre tres y ocho años pero por el momento, y debido a esta alta variabilidad, lo único que podemos adelantar son las probabilidades que existen cada año para que el fenómeno aparezca.

Durante los últimos meses se ha discutido mucho sobre si las condiciones meteorológicas de este año son las propicias para que aparezca el temido Niño. Sin embargo, hace tan solo unos días el NOAA (National Oceanic and Atmosferic Administration) ha terminado con el debate mediante un anuncio bastante claro: El Niño está aquí.

 

Diagrama de flujo donde se exponen las condiciones para que surja el Niño - NOAA

Antes de entrar a analizar los posibles efectos deberíamos determinar en qué consiste el fenómeno y las causas que lo provocan. La clave de este evento meteorológico está en las corrientes marinas: Las aguas cálidas de la zona intertropical y sus correspondientes corrientes se superponen a las aguas más frías del hemisferio norte haciendo que se registre un incremento de temperaturas en las regiones marinas correspondientes a la corriente de Humboldt.

¿Qué es lo que causa estos cambios en las corrientes marinas?

La principal, aunque no única, responsable de este fenómeno es la propia oscilación en la rotación de la Tierra haciendo que las aguas cálidas del Pacífico (sobre todo en las costas de la zona de Perú, Ecuador y Colombia) irrumpan en corrientes de aguas más frías causando anomalías a escala global.

[Te puede interesar: Marcar tiburones nos podría ayudar a predecir huracanes]

La intensidad de sus efectos también es muy variable y según los registros históricos que se conservan los investigadores dividen estos fenómenos en Normales (también llamados canónicos), Fuertes o Muy Fuertes. Observando la media histórica de los datos que aún se conservan incluso en épocas pasadas podemos afirmar que los eventos muy fuertes sobrevienen aproximadamente cada cincuenta años. Uno de los más intensos fue El Niño de 1997 por lo que no se espera otro igual, o de similares características, hasta dentro de varias décadas. El resto de eventos (normales o fuertes) se suceden de forma variable cada cuatro o cinco años.

 

Inundaciones provocadas por el Niño en 1997, uno de los más intensos.

¿Existe una conexión entre los fenómenos de El Niño y el calentamiento global?

La mayoría de los expertos se muestran muy cautelosos a la hora de relacionar estos dos fenómenos puesto que operan a escalas de tiempo muy diferentes.

[Podría interesarte: Huracanes extraterrestres]

La reciente e inusual ola de frío que está viviendo Estados Unidos en este inicio de año ha levantado un debate sobre la relación entre estos eventos, sin embargo, los investigadores del NOAA intentan recalcar que son eventos diferentes en donde el Niño representa un fenómeno meteorológico y el calentamiento global corresponde a un evento climático.

¿Y cómo será El Niño este año?

Los análisis de temperaturas en el comunicado de NOAA nos sitúan ante un fenómeno de los denominados “normales o canónicos”, es decir, no se espera que los efectos de este Niño en 2015 sean demasiado fuertes y, aunque podría influir en la intensidad de algunos huracanes, las previsiones no parecen ser excesivamente alarmantes.

¿Qué efectos tiene el Niño?

El Niño es un fenómeno global que afecta a muy distintas regiones del planeta en las que los efectos son muy variables. Mientras que en unas zonas se registrarán fuertes lluvias y bajas presiones (como puede ser el caso de América Central y América del Sur), otras regiones (en Asia) por el contrario podrían sufrir sequías inusuales continuadas durante varios meses.

Tanto en un sentido como en otro la repercusión de El Niño no se circunscribe solamente al ámbito meteorológico sino que aspectos sociales y económicos también se ven influidos puesto que ocasiona pérdidas en la agricultura o la pesca, sectores muy importantes en las zonas afectadas.

[Si te ha interesado este artículo puedes seguir leyendo la curiosa historia deLos inesperados polizones del Tsunami de Japón”]

Para más información podéis consultar la web de NOAA dedicada al fenómeno que siempre está actualizada y en la que ofrecen información y datos diarios.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines