La ética de convertir seres vivos en cyborgs

Podemos decir sin temor a equivocarnos que, de entre todos los seres vivos que existen en la Naturaleza, las cucarachas son de las criaturas que más repulsión y odio despiertan en el ser humano. Sin embargo muchas de las características que las hacen desagradables para nosotros pueden convertirse en ventajas en determinadas situaciones: son pequeñas, escurridizas y se cuelan ágilmente en cualquier hueco o rendija por imposible que parezca.

Sus inadvertidas cualidades han convertido a estos artrópodos en el objetivo de numerosas investigaciones y estudios. Uno de los más célebres lo lleva realizando desde hace algunos años un equipo de científicos de la Universidad de Michigan liderados por Greg Gage y Tim Marzullo y consiste en controlar los movimientos de una cucaracha mediante un dispositivo electrónico.

El proyecto, llamado RoboRoach, está tan avanzado que la venta al público saldrá en apenas unas semanas (el lanzamiento está previsto para noviembre) y consigue dirigir al insecto desde una aplicación disponible para teléfonos móviles.

[Te interesará: Desarrollan un robot volador tan parecido a un pájaro que es atacado por un halcón]

La técnica es fruto de interesantes avances en campos tan diversos como la neurociencia, la ingeniería o la informática. Las cucarachas utilizan sus antenas para reconocer el terreno y moverse evitando obstáculos, los investigadores han conseguido implantar un pequeño dispositivo conectado con las neuronas que controlan las antenas del insecto haciendo posible dirigirlo hacia adelante, hacia atrás, hacia la derecha o la izquierda mediante una app instalada en el móvil.

Y las posibilidades son muy amplias, tanto para un usuario particular (que podrá investigar casi cualquier rincón de su casa para las más variadas necesidades) como para un uso más oficial como la búsqueda en lugares de difícil acceso, localización de supervivientes en catástrofes, análisis de estructuras… Si además, al insecto se le coloca una pequeña cámara adosada al dispositivo, las aplicaciones son innumerables.

No obstante, lo que me ha resultado realmente curioso de este proyecto ha sido el debate casi filosófico que ha despertado en numerosos ámbitos. Desde asociaciones en defensa de los animales hasta comités de ética científica han realizado declaraciones que no han hecho más que avivar una interesante polémica: ¿Hasta qué punto es moralmente aceptable convertir seres vivos en una especie de cyborgs al servicio de tareas humanas?

Quizá si lo pensamos solo para este punto concreto, con cucarachas, el tema no sea tan importante, puesto que al fin y al cabo, la mayoría de nosotros no dudamos en darles un buen pisotón cuando encontramos alguna… Sin embargo, si observamos el asunto desde un punto de vista más amplio, se plantea un debate ético y filosófico fascinante.

Esta tecnología, y otras similares que ya están en pleno auge, abren las puertas de multitud de cuestiones morales que en la actualidad son apenas imaginables.

[Relacionado: Bat-Robots voladores, lo último en microvehículos aéreos]

Imaginad por ejemplo aves teledirigidas… águilas, halcones… Quizá también criaturas submarinas como delfines o tiburones controlados a distancia por seres humanos. ¿Vamos aún más allá? ¿Ejércitos de lobos utilizados militarmente por algún bando? ¿Enjambres de insectos con chips incorporados? Las posibilidades son tan enormes que incluso la más fértil imaginación se disipa un poco cuando se consideran las aplicaciones que podrían llegar.

¿Dónde estaría el límite? ¿Cuál es el punto exacto en el que el asunto pasa de ser una curiosidad, como es el caso de las cucarachas, a ser un tema ético infranqueable? ¿Depende del tipo de ser vivo controlado? ¿Controlar telemáticamente un insecto es menos problemático moralmente que dirigir un perro o un albatros? ¿Depende de la aplicación? ¿Sería aceptable utilizarlos para salvar vidas humanas en salvamentos o tragedias pero no sería aceptable utilizarlos con fines militares?

Como veis las cuestiones que podrían plantearse en un futuro no muy lejano son profundas y nada fáciles de contestar. Yo al menos no tengo una respuesta aún.

[Si te ha interesado este artículo puedes conocer más tecnologías similares conInsectos cyborg a la vuelta de la esquina”]

Referencias científicas y enlaces:

Marzullo TC, Gage GJ (2012) The SpikerBox: A Low Cost, Open-Source BioAmplifier for Increasing Public Participation in Neuroscience Inquiry. PLoS ONE 7(3): e30837. doi:10.1371/journal.pone.0030837

Emily Underwood “Cyborg Cockroach Sparks Ethics Debate”. Science 07 Octubre 2013.

Backyard Brains, la web oficial del proyecto RoboRoach.