Historia de Noc, la beluga que hablaba

Cuando en el siglo XVIII los marineros escuchaban el canto de las ballenas atravesando el casco de sus buques, creían estar oyendo las almas de los ahogados. Hubo que esperar a la segunda mitad del siglo XX y la aventura submarina emprendida por oceanógrafos y aventureros como Jacques Cousteau para que la ubicación de micrófonos submarinos nos descubriera la enorme capacidad bucal de los grandes cetáceos.

[Relacionado: Solidaridad entre distintas especies de ballena]

Descubrir que seres mastodónticos como los cachalotes o las ballenas azules figuraban entre los animales más ruidosos del planeta fue toda una sorpresa. Se dice que un rorcual común, vocalizando en un lado del Atlántico, puede ser escuchado por otro congénere desde el lado opuesto.

Todo esto que os cuento me viene que ni pintado como introducción a la verdadera noticia, la que atañe a una beluga llamada Noc, capaz de emitir sonidos varias octavas por debajo de los tonos habitualmente empleados por este gran delfín (que no ballena) ártico.

Pues bien, esta beluga macho, habitante de un tanque de la Fundación Nacional para Mamíferos Marinos en San Diego, maravilló a sus cuidadores mientras fue un benjamín.

Fueron estos mismos cuidadores quienes escucharon por primera vez los ruidos provenientes de un tanque en el que coexistían delfines y belugas, ruidos que parecían similares a los de dos personas hablando.

Un día, un buceador creyó escuchar que alguien le pedía que saliera del agua. Cuando emergió a la superficie preguntó ¿Quién me ha dicho que salga? (Who told me to get out?). Los investigadores comprobaron que el sonido era emitido por un macho de beluga cautivo.

[Podría interesarte: Descubrimiento inesperado bajo el hielo]

Durante años grabaron sus sonidos espontáneos, tanto cuando se encontraba bajo el agua como en superficie. Los estudios acústicos revelaron que Noc emitía sonidos que parecían "imitar" el tono de los humanos, para lo que tenía que reducir varias octavas su sonido natural.

El pasado lunes, investigadores del centro en el que se alojó Noc publicaron un trabajo científico titulado "Imitación espontánea del habla humana por un cetáceo" en la revista Current Biology.

Los autores creen que Noc era incluso capaz de hacerlo a propósito, y fueron testigos de cómo ajustaba la presión y los "labios fónicos" en su cavidad nasal para emitir sonidos mucho más graves que los chirridos y clics típicos de las ballenas. De hecho los científicos afirman que Noc repitió varias veces la palabra "out" (fuera).

Curiosamente, tras años de imitación a las personas, Noc alcanzó la madurez y perdió aparentemente la capacidad (o el interés) de hacer ruidos de aspecto humano. Falleció hace 5 años, y ahora de forma póstuma se ha convertido en toda una celebridad en la red.

[Relacionado: Animales que aprenden]

Me enteré leyendo The Guardian.