Fósil capta el instante del ‘nacimiento’ de un vertebrado de hace 248 millones de años

Miguel Artime

Los ictiosaurios (término que literalmente significa "lagartos peces") reinaron en los mares de lo que hoy es América, Europa y Asia, desde el Triásico inferior (hace 245 millones de años) hasta el Cretácico superior (hace 90 millones de años). Con un aspecto similar al de un pez o un delfín, evolucionaron a partir de reptiles terrestres que regresaron al agua (exactamente lo mismo que sucede con nuestros delfines, que evolucionaron a partir de mamíferos terrestres que se adaptaron al mar). Pero al contrario que los delfines, que dan a luz en el agua, un nuevo y sorprendente descubrimiento en China, arroja valiosísima información sobre cómo eran los partos (que no "puesta de huevos") de las crías de estos saurópsidos.

[Relacionado: Hallan fósiles con cicatrices de una pelea entre Ictiosaurios]

En una reciente excavación realizada en el sur de Majiashan, en Anhui, Chinam, se han encontrado más de 80 nuevos esqueletos de ictiosaurio. Uno de ellos, perteneciente a un ejemplar parcialmente conservado de la especie ichthyosaur Chaohusaurus (uno de los reptiles marinos más antiguos del Mesozoico), incluía la presencia de embriones.

Según puedo leer en PLOS One, los paleontólogos creen que este especimen podría mostrar el nacimiento de una cría viva. "El esqueleto materno estába asociado con tres embriones y neonatos: uno dentro de la madre, otro saliendo de la pelvis con medio cuerpo aún dentro de la madre, y el tercero fuera ya de la madre".

Y añaden: "La postura del segundo embrión (en posición "primero la cabeza") indica que los partos de las crías en los ictiosaurios podrían tener lugar en tierra, y no en el agua como algunos estudios previos habían sugerido".

[Podría interesarte: Si crees que podrías escapar de un Tiranosaurio nadando… piénsalo otra vez]

Los investigadores responsables del descubrimiento de este especimen, enfatizan el hecho de que contenga embriones fosilizados con una antiguedad 10 millones de años anterior al de embriones similares hayados previamente.

Uno de los autores del estudio, el profesor Ryosuke Motani de la Universidad de California en Davis, cree que esta evidencia sugiere que el viviparismo en reptiles terrestres debió aparecer mucho antes de lo que se pensaba hasta ahora.

Y es que el fósil de este reptil marino, datado en 248 millones de años, es hasta el momento la evidencia más antigua de un vertebrado dando a luz. En opinión de Motani, teniendo en cuenta que los ictiosaurios descienden de reptiles terrestres que se adaptaron al mar, es más que probable que el viviparismo apareciese por primera vez en tierra y no en el mar.

En LiveScience Mutani se atreve además a conjeturar sobre el motivo de la muerte de la madre. "Parece claro que la primera cría nació sin problemas, y pudiera ser que la segunda (que aparece atascada en la pelvis) provocase el altercado que acabó con la vida de la familia en ciernes".

[Relacionado: Así caminaba probablemente el dinosaurio más grande que jamás existió]

Fuentes consultadas: 1, 2 y 3 .

Referencia en prensa científica, PLOS One:

Motani R et al. 2014. Terrestrial Origin of Viviparity in Mesozoic Marine Reptiles Indicated by Early Triassic Embryonic Fossils. PLoS ONE 9 (2): e88640; doi: 10.1371/journal.pone.0088640