Expertos prevén un Ártico sin un solo pedazo de hielo en 2016

Cuaderno de Ciencias

En aviación se utiliza frecuentemente el término "punto de no retorno". Este límite es usado por los pilotos para indicar límite en el que, una vez iniciado el vuelo y debido al consumo de combustible, ya no es posible volver atrás al punto de partida. Cuando un avión supera este momento, ya solo le queda seguir adelante.

Este concepto no sólo se utiliza en navegación aérea, sino que en muchos campos y procesos también se delimitan marcas a partir de las cuáles no es posible regresar al punto inicial.

En los estudios sobre el calentamiento global se conoce como punto de no retorno el momento en el que el cambio climático deja de depender de las decisiones humanas y se convierte en irreversible.

[Relacionado: Un descubrimiento inesperado bajo el hielo ártico]

Una gran parte de los expertos y climatólogos consideran que ya hemos superado ese límite.

Para ellos a partir de ahora, los efectos del calentamiento global seguirán irremediablemente su curso y lo único que el hombre puede hacer desde este momento es intentar suavizar las consecuencias.

Todavía no están claros cuáles serán estos efectos y cómo afectarán en las próximas décadas a la climatología y la vida en el planeta. No obstante, una de las consecuencias más previsibles de la subida de temperaturas es el deshielo del Ártico.

Peter Wadhams, Director del Polar Ocean Physics Group de la Universidad de Cambridge y uno de los mayores expertos en deshielo, ha ido más allá y ha previsto una fecha para un Ártico sin hielo. Sus estudios ofrecen precisas simulaciones incluyendo los aspectos más significativos del cambio climático, como el notable aumento de las temperaturas registradas en las últimas décadas o el incremento de las emisiones de gases invernadero.

Estas simulaciones le han llevado a afirmar que en sólo 4 años, podremos asistir a un deshielo total del Ártico en el verano de 2016.

[Relacionado: La Selva Amazónica está desapareciendo ante nuestros ojos]

De confirmarse, y lamentablemente parece que no vamos a tardar mucho tiempo en comprobar si están en lo cierto, estamos ante una noticia alarmante.

El hielo de las banquisas polares es fundamental en el clima de todo el planeta por muchas razones, pero cabría destacar dos puntos importantes:

- Como ya vimos hace unos días en el artículo sobre el permafrost ártico, el deshielo trae consigo la emisión de carbono, metano y otros gases con potentes efectos invernadero, que se encuentran atrapados en las banquisas heladas de los polos.

- La ausencia de hielo en el Polo además conlleva una disminución del albedo. Para comprender mejor qué significa esto, podemos decir que la capa de hielo y nieve del Ártico actúa como un espejo reflejando una buena parte de la radiación procedente de los rayos solares. Sin hielo, la luz no se refleja y es absorbida directamente por el agua del océano.

El aumento de la temperatura del océano hace que la formación en invierno de una nueva capa de hielo sea cada vez más difícil. Es un círculo vicioso en donde el calentamiento que derrite el Ártico provoca a su vez un aumento de las temperaturas y las emisiones de gases invernadero que nuevamente traen un mayor calentamiento.

Wardham se muestra muy preocupado por las posibles consecuencias que sus simulaciones ofrecen en sólo unas décadas y califica el previsible colapso de la banquisa ártica como un "hecho terrible" y alerta de que nos encontramos inmersos en una caída de piezas de dominó que será muy difícil detener.

[Si te ha interesado este artículo puedes seguir informándote en: El deshielo del Ártico libera diez veces más carbono del que pensábamos]

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines