Encuentran el calor “oculto” del cambio climático a 700 metros bajo el mar

Uno de los razonamientos más empleados por los críticos con el cambio climático tiene que ver con el aparente "cese" en el aumento de las temperaturas que se constata desde finales de la década de los 90.

[Relacionado: ¿Por qué los inviernos son cada vez más fríos si hay calentamiento climático?]

Pese a que esta afirmación es categóricamente falsa (ahí están los datos que advierten de los récords alcanzados en 2005 y 2010, considerados generalmente los años más calurosos), si es cierto y así lo admiten los científicos, que el calentamiento no ha ocurrido tan rápidamente como se había predicho hace 10 años. Lo cual parece paradójico, habida cuenta del aumento constante en las emisiones de gases invernadero.

¿Quién tiene razón entonces?

Bien, la respuesta la podría tener un estudio publicado recientemente en la revista Geophysical Research Letters. En dicho trabajo, científicos del Centro Nacional para Investigación Atmosférica de los EE.UU. (NCAR) y colegas europeos, afirman haber encontrado ese "calor que faltaba"... a 700 metros bajo la superficie del océano.

En palabras del coautor del trabajo Kevin Trenberth, científico del NCAR:

"En la década pasada, de forma creciente, más y más calor se ha ido vertiendo a niveles por debajo de los 700 metros, allá donde la mayoría de los análisis previos dejaban de buscar. En total creemos que el 30% del calor ha ido a parar ahí. Es algo completamente nuevo y no ha aparecido en los registros todo este tiempo".

Pese a que los científicos ya sabían que aproximadamente el 90% del calor producido por el cambio climático acaba en los océanos, y a que sospechaban que era ahí justamente donde aparecería ese "calor no localizado", el estudio ahora publicado parece confirmar las sospechas. Y no solo eso, si las conclusiones son correctas, el calentamiento global no solo no se ha detenido, como afirman los críticos, sino que se ha acelerado.

Los propios autores alertan de que este hallazgo señala el comienzo de la fase de calentamiento oceánico más sostenida encontrada en los registros. En sus propias palabras: "En realidad, los ritmos recientes de calentamiento de las aguas bajo los 700 metros parecen carecer de precedentes".

[Podría interesarte: ¿Merece la pena encender un ventilador durante una ola de calor?]

Sin embargo, el hecho de ver acabar tanto calor en las profundidades del océano es algo que ha sorprendido a los científicos, ya que esas aguas cálidas deberían, por una mera cuestión de física elemental, haber ascendido a la superficie.

¿Por qué no ha sucedido esto?

Trenberth da una posible explicación en una entrevista a la web Mongabay. En su opinión esto se debe a un cambio particular en los vientos, específicamente en la zona del Océano Pacífico, donde los vientos alisios subtropicales han pasado a ser notablemente más fuertes, incrementado su vuelco en el océano y facilitando así un mecanismo para que el calor se adentre en las profundidades del océano.

En otras palabras, durante la última década los potentes vientos alisios han removido los océanos, empujando una cantidad significativamente grande de calor a profundidades mayores de lo esperado. Trenberth afirma que parte de ese calor es probablemente "reversible", lo cual quiere decir que puede ascender a la superficie en algún punto, quizás durante el próximo evento El Niño, cuando el océano Pacífico se calienta considerablemente.

¿Cómo nos puede afectar el hecho de que el calor acabe acumulándose en esta franja oceánica subsuperficial? Bien, parece que el planeta está escondiendo parte del calor debajo de la alfombra, sin embargo eso no significa que vayamos a evitar el impacto del cambio climático. El aumento en las temperaturas de los océanos ya está alterando los ecosistemas marinos, además de contribuir a la elevación de los niveles marinos, ya que como el propio Trenberth afirma: "pese a que este fenómeno hace que el calentamiento en superficie no se de a corto plazo, la contrapartida será un aumento más brusco y rápido en el largo plazo".

Así que como vemos, los autores del estudio creen que todo esto finalmente tendrá sus consecuencias. El calentamiento global no ha desaparecido sino que simplemente se ha escondido en un lugar difícil de observar.

[Relacionado: El helado dedo de la muerte]

El estudio lo firman también Magdalena Balmaseda y Erland Källén, del Centro Europeo para Predicciones Climáticas de Rango Medio (ECMWF). Los tres, han descubierto el calor "ausente" con la ayuda del programa de observación Argo.

Me enteré leyendo Mongabay.