El tabaco es malo, pero fumarlo así es peor

Miguel Artime

Lo confieso, soy ex fumador, y pese a que va a hacer 4 años desde mi último cigarrillo, cuando aún lo hacía había algo de lo que no era capaz: fumar nada más despertarme. He oído decenas de historias de conocidos directos, que dejaban su paquete de tabaco en la mesita de noche, y que me contaban que su adicción era tal que nada más levantarse, antes incluso del café y la ducha, encendían un cigarrillo.

[Relacionado: El gen que evita el cáncer, rejuvenece y ayuda a perder peso]

Siempre me pareció una agresión brutal para el cuerpo. De hecho mis pulmones no lo soportaban, por lo que mi primer cigarrillo caía a eso de las 12 del mediodía, a la hora del almuerzo. Mira tú por donde hoy he leído una noticia que parece darle la razón a mi cuerpo.

Resumida en una ley fácil de recordar, la noticia podría decir algo así: "cuanto menor sea el tiempo que transcurre entre el acto de despertarse cada mañana y el de fumar el primer cigarrillo, mayor probabilidad tienes de desarrollar cáncer de pulmón o de boca".

Los artífices del estudio son investigadores de la Universidad del Estado de Pennsylvania. Steven Branstetter, profesor asistente de biocomportamientos saludables, afirma que el equipo descubrió que los fumadores que consumían cigarrillos inmediatamente después de haberse levantado mostraban los niveles más altos en sangre de NNAL (un metabolito del carcinógeno NNK específico del tabaco) que los que esperaban media hora o más, con independencia del número de cigarrillos que fumaran al día.

Según Branstetter, otras investigaciones previas ya habían demostrado que el NNK indujo tumores de pulmón en varios roedores. Los niveles de NNAL en sangre pueden servir por tanto para predecir el riesgo de desarrollo de cáncer de pulmón en roedores y también en humanos. Además, los niveles de NNAL se mantienen estables en los fumadores durante un largo tiempo, por lo que una sola medición puede reflejar con exactitud el nivel de exposición de cada individuo.

[Podría interesarte: Henrietta Lacks, historia de un abuso médico inmortal]

En el trabajo realizado por Branstetter y su colega Joshua Muscar, profesor de ciencias de la salud pública, se examinaron los datos de 1945 fumadores adultos, los cuales facilitaron muestras de orina en los que se analizó el nivel de NNAL. Estos participantes dieron también información sobre sus hábitos tabáquicos, incluyendo el tiempo que tardaban normalmente en encender un cigarrillo después de despertarse.

Los investigadores descubrieron que el 32% de los participantes examinados fumaban el primer cigarrillo dentro de los primeros cinco minutos del día. Otro 31% fumaba su primer pitillo entre el minuto 6 y la media hora posterior a levantarse. El 18% fumaba su primer cigarrillo entre el minuto 31 y el 60 tras levantarse. Y el 19% restante no fumaban ese primer pitillo hasta al menos una hora después de haberse levantado.

Además, los investigadores descubrieron que el nivel de NNAL en sangre de los participantes mostraba una correlación con su edad, su sexo, el nº de fumadores que convivían con ellos en su hogar, la edad a la que comenzaron a fumar y otros factores.

Su trabajo se publicó en la edición del 29 de marzo de la revista Cancer, Epidemiology, Biomarkers and Prevention.

En opinión de Branstetter, lo más importante es que se ha descubierto que el nivel de NNAL era más alto entre las personas que fumaban nada más levantarse, con independencia de la frecuencia con la que fumaban al día o de otros factores. Según sus propias palabras:

"Creemos que estas personas que fuman poco después de levantarse inhalan más profundamente y de forma más completa, lo cual explicaría los altos niveles de NNAL que muestran en sangre, así como el mayor riesgo que experimentan al desarrollo de cáncer de pulmón o de boca. Como resultado, el momento en que se fuma el primer cigarrillo podría ser un factor importante en la identificación de fumadores de alto riesgo".

[Relacionado: Terapia génica alarga un 24% la vida en ratones]

Resumiendo, fumar es un hábito pésimo, peligroso y que conviene erradicar. Pero si estás tan enganchado que no puedes dejarlo, al menos espérate una horita o dos antes de fumar el primer cigarro del día. Tu cuerpo lo agradecerá.

Me enteré leyendo HNGN.