El supervolcán dormido bajo Alemania

J Peláez

Llegó el temido 2012 y con él comienzan a aparecer toda una serie de amenazas globales que anuncian con explotar y destruirnos a todos en una especie de fuegos artificiales apocalípticos, para celebrar y conmemorar que hace algo más de un milenio los ancianos mayas realizaron un calendario que, en estos meses, pasará una página.

Así pues, y como en una película de desastres, tendremos que prepararnos para ver aparecer en los medios de comunicación más sensacionalistas todas las posibilidades que nos ofrece la naturaleza cuando se enfada.... que por cierto, son muchas.

Aunque también podríamos tomárnoslo con calma y aprovechar estos futuros apocalipsis para descubrir lugares y paisajes desconocidos, como el que nos proponen algunos tabloides en estas fechas.

El primero de ellos nos conduce al centro mismo de Europa, porque en Alemania se oculta un supervolcán durmiente que podría hacernos pasar un mal rato si le diera por despertar.

Se trata de la gran caldera bajo las aguas de un tranquilo lago, el Laacher See, a tan solo 39 kilómetros de la ciudad de Bonn y que cuenta, entre muchas otras, con París, Londres o Ginebra como ciudades importantes dentro de su radio de acción.

El Laacher See es un precioso lago cuyas fuentes beben del río Rin, que fluye a unos ocho kilómetros de distancia, y que deposita sus aguas en una caldera magmática en cuyo interior descansa un gran volcán potencialmente activo.

Según los expertos, su periodo de actividad es de unos diez mil a doce mil años y la última vez que hizo erupción fue hace unos 12.900, durante el periodo glacial conocido como "Younger Dryas". Evidentemente, y como en muchos otros volcanes, los geólogos siguen de cerca los pasos del Laacher See y durante los últimos años han registrado movimientos sísmicos de baja intensidad, acompañados de emanaciones de dióxido de carbono, algo que en realidad podría ser beneficioso puesto que libera de presión el interior de la caldera.

El supervolcán en Alemania tiene un tamaño similar al monte Pinatubo en Filipinas que en 1991 realizó una de las erupciones más violentas del siglo XX, con lo cual y debido a la delicada situación del Laacher See, podría ponernos en numerosos aprietos si en algún momento decidiese despertar.

Por supuesto, no existe ninguna clase de datos o registros que indiquen que el Laacher See tenga previsto levantarse de su siesta milenaria en los próximos meses, sin embargo y aprovechando el tirón apocalíptico de este año 2012, es posible que os lo encontréis en algunos periódicos... nosotros mientras, en lugar de asustarnos fácilmente, aprovechamos para disfrutar con las bellas vistas y parajes que nos ofrecen las fotografías de los usuarios de Flickr.