El falso mito de que el tabaco de liar es más saludable

J Peláez
La creencia popular de que el tabaco de liar es más saludable es errónea
La creencia popular de que el tabaco de liar es más saludable es errónea

En los últimos años el tabaco de liar ha experimentado un notable auge por diversas razones. Con los precios disparados del tabaco en cajetilla, muchos fumadores han optado por esta otra opción más económica y en principio más saludable.

Según las estadísticas del Comisionado Nacional del Mercado del Tabaco, dependiente del Ministerio de Hacienda y Economía, los fumadores de tabaco de liar suelen ser personas jóvenes, mayoritariamente hombres, con pocos ingresos económicos que sustituyen las cajetillas por este otro tipo de tabaco por su precio. Sin embargo no todo son motivos económicos, de hecho, un 30% de los usuarios de este tipo de tabaco lo son porque consideran que es más saludable o menos dañino que los cigarrillos convencionales… No es cierto.

El primer problema al que nos enfrentamos es que el 66% de las marcas de tabaco de liar no indican ni sus niveles de nicotina ni los de alquitrán, y ninguna de ellas indica los niveles de CO2. Esta flagrante falta de información genera confusión en el usuario y puede conseguir que algunos lo consideren más saludable que otros tipos de tabaco.

 

Los usuarios de tabaco de liar fuman menos cantidad pero tienen similares niveles de nicotina y mayores niveles de CO2
Los usuarios de tabaco de liar fuman menos cantidad pero tienen similares niveles de nicotina y mayores niveles de CO2

De las cinco marcas más vendidas de tabaco de liar ninguna de ellas indica los niveles de CO2 y solo una indica los de alquitrán y nicotina.

[Te interesará: Una variación genética incrementa el riesgo de daños cerebrales tras una operación de corazón]

Pero la falta de información no es lo único que falla… Poca gente sabe que los niveles de nicotina y alquitrán del tabaco de liar apenas se diferencian de los cigarrillos de cajetilla y que además producen más CO2.

La investigación no proviene de ninguna tabacalera (lo cual levantaría automáticamente mis sospechas) sino que procede directamente de médicos y científicos de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) y ha sido publicada por la Unidad Especializada de Tabaquismo de la Comunidad de Madrid.

Los doctores responsables de la publicación analizaron muestras de aire expirado de los dos tipos de fumadores encontrando mayores concentraciones de CO2 en el grupo de fumadores de tabaco de liar. Según los propios investigadores la explicación a estos resultados se deben a que con el tabaco de liar se quema más papel en cada calada.

[No te pierdas: Científicos trabajan en un spray eléctrico que repare el corazón tras un infarto]

Los datos también arrojan algunas paradojas puesto que a pesar de que sí es cierto que los usuarios de tabaco de liar fuman menos que los usuarios de tabaco en cigarrillos, es curioso comprobar cómo presentan niveles de nicotina muy similares a los fumadores de cajetilla. La explicación es bastante simple ya que a pesar de consumir menos, los fumadores de tabaco de liar tienden a dar más caladas y más profundas (quizá para compensar ese menor consumo).

Como última consecuencia de esta extendida creencia de que el tabaco de liar es más saludable, este tipo de fumadores presentan menor motivación para dejar de fumar. La falta de información junto con la sensación de que el tabaco consumido es menos perjudicial disminuye los intentos para dejar de fumar y hace que el sujeto continúe fumando más.

Por supuesto, tanto desde las autoridades médicas como desde Cuaderno de Ciencias en Yahoo, la recomendación más apropiada es dejar de fumar… cualquier tipo de tabaco.

[Si eres fumador y te ha interesado este artículo no te pierdas este otro: “El tabaco es malo, pero fumarlo así es peor”]

 

Referencias científicas y más información:

L. Perera López, A. Cicero Guerrero, M. Mayayo Ulibarri, M.I. Cristóbal Fernández, A. Iglesias Sanz, C.A. Jiménez-Ruiz “El tabaco de liar” Unidad especializada de Tabaquismo de la Comunidad de Madrid.