El ejército americano inventa una espuma inyectable que detiene hemorragias internas

Javier Peláez
Cuaderno de Ciencias20 de diciembre de 2012

En Cuaderno de Ciencias siempre hemos estado atentos a los nuevos desarrollos que han ido apareciendo en el ámbito de la tecnología bélica. Siendo realistas tenemos que reconocer que muchos de los avances científicos que disfrutamos hoy en día en nuestra vida civil han llegado de desarrollos pensados para la guerra.

Sin embargo, en la mayoría de las ocasiones en las que hemos hablado de algún nuevo artilugio procedente de la inteligencia se trataba de inventiva destinada a matar. En este caso, nos encontramos ante todo lo contrario y una nueva técnica creada por el ejército americano podría salvar muchas vidas.

[Relacionado: En busca del rayo paralizador]

DARPA, Agencia de Investigación de Proyectos Avanzados de Defensa de Estados Unidos, es la creadora de algunos de los avances tecnológicos más importantes de la historia reciente (recordemos que allí se desarrolló nuestro actual Internet) y esta semana ha presentado una espectacular espuma destinada a detener las hemorragias internas, una de las principales causas de muerte entre los soldados en batalla.

En combate, las tropas americanas la conocen como “Golden hour” (la hora de oro) y se refieren al tiempo que se tarda en trasladar a un soldado que ha recibido un impacto hasta el hospital más cercano, donde podrán atenderle con más posibilidades de sobrevivir. En muchos de esos momentos se decide la vida o la muerte de un soldado herido.

Por eso esta nueva espuma supone un avance muy interesante ya que puede administrarse en pleno campo de batalla y aumenta las probabilidades de vida del herido hasta llegar al centro médico más próximo en el que los cirujanos se la podrán retirar sin dificultad durante la intervención quirúrgica.

[Te interesará: El ejército de Estados Unidos busca soldados araña]

La espuma inyectable, que ha sido desarrollada por la empresa de investigación militar Arsenal Medical Inc, está realizada a base de polímero de poliuretano y se administra al herido como un líquido doble que, al unirse en el interior del paciente, experimentan una reacción química aumentando su volumen hasta 30 veces y transformándose en un armazón espumoso que cubre por completo la cavidad torácica.

El video puede dejar algunas dudas importantes como por ejemplo la dificultad que puede presentar la retirada de esta espuma. No obstante, en los test y prácticas que se han realizado con animales, los cirujanos han retirado el armazón en apenas unos minutos.

Así pues, contamos ahora con una nueva técnica que se puede administrar fácilmente y en pleno campo de batalla, que sella con aceptable rapidez una hemorragia interna y que posteriormente es fácilmente retirada en cuestión de minutos… Una estupenda técnica que, aunque pensada en un primer momento para las cuestiones bélicas, sin duda ofrece numerosas aplicaciones para todos nosotros en casos de emergencias médicas de todo tipo.

[Si te ha interesado este artículo, te gustará: Una empresa norteamericana desarrolla la primera bala autoguiada a su objetivo]

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines