¿Debemos renunciar al chuletón para salvar al planeta?

Cuaderno de Ciencias

Cada vez que nos mentan el ya innegable fenómeno del calentamiento global provocado por la actividad humana, se nos vienen imágenes de tubos de escape emitiendo gases de combustión, grandes chimeneas industriales liberando gases invernadero, etc. Pocas veces, por no decir ninguna, culpamos a nuestro irrefrenable apetito por la carne del aumento en las temperaturas del planeta. Lo creáis o no la industria cárnica y la cría de ganado suman el 18% del total de emisiones de gases de efecto invernadero, lo que supone un impacto mayor que todo el transporte terrestre mundial, según informa la FAO.

[Relacionado: ¿Te comerías una de estas hamburguesas?]

Un dato devastador que apenas se conoce es que el 78% del total del área cultivable de tierras en nuestro planeta (e incluyo entre esas a los distintos terrenos destinados a pastos) se dedican de una forma u otra al mantenimiento de animales de granja. Y es que más de un tercio del grano cultivado en la Tierra se utiliza como forraje. ¿No sería mucho más lógico producir menos carne, criar menos animales y dedicar todo ese grano a la alimentación humana?

Ya no es simplemente por el hecho de asegurar la alimentación de personas en áreas poco favorecidas. Es que haciendo esto incluso se podrían dedicar excedentes a la producción de biocombustibles.

Sea como sea, necesitamos reducir drásticamente la cantidad de carne que comemos, particularmente la de vaca. Solo así podríamos reequilibrar el ciclo global del carbono, reduciendo los riesgos del calentamiento global

[Relacionado: Confirmado, el mundo no produce alimentos para todos]

Esto es lo que se desprende de un nuevo estudio realizado por científicos de la Universidad de Exeter en el Reino Unido, publicado recientemente en la revista Energy & Enviromental Science. De continuar con los hábitos actuales en el consumo de carne, y teniendo en cuenta el aumento previsto en la población del planeta, lo que nos espera es un desastre ecológico.

Para estos investigadores, no basta con reducir el consumo de carne; además, tendríamos que dedicar más porciones de tierra al cultivo de biomasa y al secuestro de carbono. A pesar de que las plantas son menos eficientes como proveedoras de energía en comparación con los combustibles fósiles, capturan y almacenan energía que de otro modo acabaría en la atmósfera.

Para evitar el desastre, los científicos proponen reducir para el año 2050 el consumo medio de carne desde el 16,6% actual hasta un 15% de la ingesta calórica diaria. Eso reduciría los niveles de dióxido de carbono en 25 partes por millón, lo cual bastaría para mantener el aumento de la temperatura global por debajo del límite de los dos grados, techo que según los expertos es el incremento máximo "seguro".

Teniendo en cuenta que en el año 2050 seremos 9.300 millones de personas en la Tierra, el reto es sin duda formidable. Hay que incrementar el consumo de vegetales y reducir poco a poco nuestro apetito por la carne si queremos preservar la sostenibilidad planetaria. ¿Estarías dispuesto a renunciar al chuletón para lograrlo?

[Relacionado: ¿Cuántos humanos puede mantener el planeta Tierra?]

¿Quién sabe? A lo mejor en el futuro dejamos de gastarnos dinero en el pienso de nuestras mascotas, y dedicamos ese importe a criar una ternera en el patio trasero. Puede que sea la única forma de conseguir un chuletón a un precio aceptable. Aunque yo de ti no dejaría que los niños le tomasen mucho cariño.

Me enteré leyendo Medicaldaily.