Con el corazón en un puño, de manera literal

Cuaderno de Ciencias

La frase que sirve de título a este artículo es, evidentemente, una frase hecha que, sin embargo, una joven estadounidense podría decir literalmente.

Se llama Penny y la fotografía que su amiga Kelsey le hizo después de una operación de trasplante de corazón se ha convertido en viral y está dando la vuelta al mundo. La imagen iba acompañada de una frase que decía: “Esta es Penny sosteniendo en sus manos su propio corazón. Ha sobrevivido a un cáncer y a un fallo cardíaco y nunca ha perdido la esperanza

[Relacionado: ¿Tiene límite la esperanza de vida?]

La fotografía ha tenido cientos de miles de visitas en apenas unos días porque algo así es bastante inusual, ya que los órganos procedentes de trasplantes se incineran después de la operación. No obstante, en esta ocasión, la paciente se dirigió a los doctores pidiéndoles un pequeño recuerdo antes de que su corazón fuera a parar al crematorio.

Una imagen impactante y fascinante a partes iguales, que en realidad nos habla de segundas oportunidades y nos muestra los asombros que hemos llegado a conseguir gracias a la ciencia y la medicina.

[Si te ha gustado este artículo, te interesará: Científicos trabajan en un espray eléctrico que repare el corazón tras sufrir un infarto]