Computadoras que leen novelas y componen música basada en emociones

Cuaderno de Ciencias

El gurú del transhumanismo y experto en inteligencia artificial, Ray Kurzweil, lleva décadas realizando predicciones basadas en las futuras tecnologías que están por llegar. En su libro “La singularidad está cerca” incluso se atreve a poner una fecha para ese evento global y lo sitúa en un momento no muy lejano, a mediados de este mismo siglo. Personalmente, siempre he considerado a Kurzweil un tipo interesante y a tener en cuenta, pero bastante exagerado… aunque, últimamente y viendo cómo avanzan las nuevas tecnologías, empiezo a tomarle un poco más en serio.

Uno de los obstáculos más importantes que encontramos en el camino hacia esa Singularidad es, sin duda, trasladar los sentimientos propios de los humanos al lenguaje de las máquinas. Es decir, ¿Cómo se puede reflejar emociones como el miedo, el nerviosismo o la alegría en líneas de código aceptables para una computadora?

Pues aunque no os lo creáis ya existen numerosos grupos de investigadores que están trabajando en ello y, aunque por el momento tan solo hablamos de pequeños pasos en ese largo camino, lo cierto es que son bastante curiosos.

Por ejemplo ya existen ordenadores que analizan textos y distinguen si lo escrito es algo alegre, triste, melancólico… Tenemos también los primeros robots que, mediante identificación facial, comienzan a distinguir las expresiones de la cara de su interlocutor humano.

[Te interesará: 25 años del robot más famoso del mundo]

Incluso, el famoso pajarito de Twitter, ahora convertido en multinacional de contenidos, noticias y opiniones, ha sido objeto de un apasionante estudio en el que un equipo de científicos programó una supercomputadora capaz de procesar los millones de tweets de los usuarios de un determinado país para averiguar el estado de ánimo de los ciudadanos de esa región.

Composición basada en "El señor de las moscas"

Este tipo de estudios tienen un potencial tecnológico, social y por supuesto comercial muy poderoso, porque pueden ofrecer análisis rigurosos y exhaustivos de lo que la gente piensa sobre cualquier materia: Una persona o un partido político en particular, un determinado producto o una marca en concreto. Las posibilidades del tratamiento de grandes cantidades de datos o Big Data, son enormes pero si además las unimos al análisis y procesamiento computerizado de los sentimientos implícitos en esos datos, las puertas que se abren pueden ser sorprendentes.

Estamos asistiendo a los primeros pasos de un campo fascinante: El análisis computerizado de las emociones.

Esta misma semana se ha publicado en ArXiv un genial experimento en este sentido, titulado “Generando Música desde la Literatura”, en el que un equipo de investigadores de la Universidad de Nueva York y del Consejo de Investigación Nacional de Canadá, aprovechando técnicas informáticas similares a las utilizadas en el estudio de las emociones en Twitter, han conseguido que una computadora lea un texto de una novela, analice los sentimientos expresados en él y después componga una música original basada en esas emociones.

Composición basada en "Peter Pan"

A lo largo de este artículo os estamos dejando algunas piezas de audio para que podáis decidir si se ajustan a las novelas analizadas y si creéis que la música compuesta por la máquina expresa correctamente las emociones correspondientes a cada texto.

[Te interesará: Objetos que se autoreparan]

Pero, ¿Cómo funciona? En primer lugar, el ordenador divide la novela en cuatro partes: Principio, primera mitad, segunda mitad y final, y tras analizar los sentimientos detectados en el texto compone cuatro melodías diferentes para cada una de las partes.

El algoritmo creado por los investigadores para medir la emoción de cada texto, y denominado “TransProse”, analiza las palabras utilizadas y las asocian a ocho emociones básicas: alegría, miedo, ira, repugnancia, nerviosismo, tristeza, sorpresa y confianza, creando una gran base de datos en la que las palabras se clasifican según su valor emocional.

Composición basada en "Alicia en el país de las Maravillas"

Ya solo esta parte del experimento es bastante impresionante y abre la puerta a aplicaciones muy útiles como por ejemplo visualización de información, creación de libros electrónicos audiovisuales que incluyan avances en lectura automática y con entonación correcta dependiendo del texto, mensajes de voz automatizados menos fríos e impersonales, sistemas de información y ayuda para invidentes, detección de las emociones humanas y del estado de ánimo del usuario en multitud de sistemas informáticos interactivos… y esto solo por citar algunas de las que se me ocurren sin pensar mucho.

En un futuro podríamos entrar en casa después de trabajar, y a la primera queja del tipo “qué día más malo he tenido”, una computadora podría activarse y tras analizar nuestro estado de ánimo, nos podría ofrecer una cervecita mientras calienta el agua para una buena ducha…

Composición basada en "La naranja mecánica"

Pero además el experimento incluye una segunda parte, igual o más interesante que la primera. Una vez que TransProse ha detectado las emociones del texto, utiliza esta información para generar automáticamente una composición musical acorde a él.

A los investigadores les tocó ahora diseñar un algoritmo complementario que asignara un tempo, una tonalidad y una serie de reglas musicales básicas a las emociones detectadas.

El último paso fue utilizar el programa de código abierto llamado JFugue para convertir en un archivo musical las notas compuestas por la computadora.

Decidir si el resultado final de la composición es bueno o malo os lo dejo a vuestro criterio… a mí, personalmente, me parece más interesante que el Reggeaton.

[Si quieres descubrir un robot alucinante, te presentamos aObelix, el robot que va al centro de la ciudad a hacerte la compra”]

Referencias científicas y más información:

Hannah Davis, Saif M. Mohammad “Generating Music from Literature” Computation and Language (cs.CL) arXiv:1403.2124 [cs.CL]

The Physics arXiv Blog The Music Composed By An Algorithm Analysing The World’s Best Novels

Francie Diep “Robot Reads Novels, Writes Songs About Them” Popular Science