Comienzan a desvelarse los secretos del Área 51

Cuaderno de Ciencias

El Área 51 es uno de los iconos más representativos de todo el ambiente ufológico y pseudocientífico de nuestros tiempos. En ella se ha desarrollado el escenario propicio para que los supuestos investigadores de lo paranormal construyan todo un mito de conspiraciones, naves extraterrestres y alienígenas.

[Relacionado: ¿Dónde buscar alienígenas?]

Sin embargo, todo ese telón de misterio se está cayendo ladrillo a ladrillo ahora que comienzan a hacerse públicas algunas de las actividades que allí se realizaron durante todos estos años.

Desde que en el año 2003 el gobierno de Estados Unidos diera el primer paso admitiendo la existencia de una base militar en el famoso desierto de Nevada, se ha ido sucediendo una serie de noticias y documentos desclasificados que revelan lo que allí se estaba cocinando no tenía nada que ver con extraterrestres, sino con otro tipo de enemigo mucho más humano: los rusos.

[Mira la galería de National Geographic aquí]

Nos situamos en plena guerra fría y, entre las cálidas arenas cercanas a la luminosa ciudad de Las Vegas se encuentra una base secreta de Estados Unidos de la que ahora, gracias a National Geographic, vamos conociendo algunos de sus propósitos como las pruebas de prototipos de aeronaves.

Naves muy humanas y nada extraterrestres que seguramente eran demasiado extrañas para la fértil imaginación de aquellos tiempos. Aviones e ingenios voladores, como por ejemplo este A-12, fueron probados durante años sobre los cielos de Nevada y que a buen seguro resultaban desconcertantes para todo el que lo viera en pleno vuelo.

Desde mediados de los años 50, en el Área 51 se llevaron a cabo pruebas con los prototipos de artefactos más increíbles y extraños de la época, incluyendo los aviones más silenciosos y rápidos que los ingenieros de aquellos años pudieron construir como el Lockheed SR-71 Blackbird o el Lockheed F-117 Nighthawk.

A la vista de estos extraños pájaros, es muy normal que todo aquel que se cruzara con estos prototipos secretos pensara en naves extraterrestres. Si a todo esto le sumamos la conspiranoia típica de los años de Guerra Fría y la caradura de algunos escritores bien atentos a llenar su bolsillo con libros y películas, el cocktail ya está listo para servir a todos los amantes del misterio y los alienígenas.

El artículo de National Geographic no solo muestra fotos exclusivas del Área 51 y sus prototipos voladores, sino que también da cuenta de sus errores y fracasos. Con estas naves revolucionarias e innovadoras, las cosas no siempre salían como estaban previstas y NG enseña imágenes desclasificadas del accidente de uno de estos A-12 en el desierto de Nevada.

¿Misterios? Sí, muchos. Una base secreta dedicada a probar las tecnologías y aviones más avanzados en plena guerra fría contra Rusia, por supuesto está llena de secretos aún por desvelar.

¿Extraterrestres? Ninguno. Aparatos extraños, pruebas secretas, aviones e ingenieros revolucionarios, pero todos muy humanos.