Los chimpancés son mejores que los humanos en un juego de táctica

Miguel Artime
Chimpancés en el Insitituo de Investigación con Primates de la Universidad de Kyoto jugando durante el experimento. (Livescience)
Chimpancés en el Insitituo de Investigación con Primates de la Universidad de Kyoto jugando durante el experimento. (Livescience)

No infravalores las capacidades mentales de un chimpancé. Sabes que son inteligentes, y que aunque puedan parecer simples y brutos, bajo su cráneo hay un cerebro muy evolucionado. Tanto, que según una investigación reciente, nuestros parientes vivos más cercanos pueden batirnos en algunos juegos sencillos de estrategia.

[Relacionado: ¡Choca esos cinco, compañero chimpancé!]

El expertimento, que se llevó a cabo simultaneamente en el Instituto de Investigación con Primates de la Universidad de Kyoto en Japón y en el Instituto Tecnológico de California (CalTech), tenía como objetivo medir la habilidad de los chimpancés para desarrollar ideas complejas.

En esta investigación se emplearon juegos que forzaban a los primates a determinar la mejor estrategia mientras competían unos contra otros. Los juegos eran una especie de versión digital del clásico "el escondite". El objetivo principal era retar a los chimpancés a que predijeran el siguiente movimiento de su oponente.

Para impedir que hicieran trampas, se situaba a ambos contendientes de espaldas de modo que no pudieran comunicarse. Básicamente, cada mono marcaba por turnos uno de los dos cuadrados azules que aparecían en pantalla. La computadora mostraba luego a su oponente la elección del primer mono, y en base a ese y a los movimientos anteriores, cada chimpancé tenía que predecir cual sería la siguiente elección de su rival. Para mantener su interés en el juego, tras cada partida el ganador recibía un apetitoso premio comestible como recompensa.

El pasatiempo con el que competían se basaba en la teoría de juegos, un campo que examina cómo los individuos idean la mejor estrategia basándose en los movimientos de sus oponentes en una situación de competencia. Se trata de un principio presente en muchos aspectos de nuestra vida diaria, desde los negocios al deporte. Cuando un jugador de fútbol decide por ejemplo a que lado de la portería lanzará el penalty, intenta adivinar el lado al que se lanzará el portero. Y lo mismo sucede en las empresas cuando un trabajador entra en el despacho del jefe e intenta negociar un aumento de sueldo.

[Podría interesarte: ¿Qué ocurre cuando le das un dólar a un mono?]

Lo curioso comenzó cuando los investigadores sustituyeron a los monos por estudiantes de graduado. Lógicamente no se podía premiar a estos chicos con uvas o rodajas de plátano si ganaban a sus rivales, así que en su caso la recompensa fue económica. Los resultados de la investigación parecían sugerir que los chimpancés aprendían más rapidamente en comparación con los estudiantes de graduado. ¿Cómo era posible?

Para los investigadores, la razón podría venir por la memoria a corto plazo, más fuerte en los chimpancés que en los humanos, así como en el talento para el reconocimiento de patrones. Además, la sociedad de los chimpancés (al contrario que la de los bonobos o los humanos) ha evolucionado para ser tremendamente competitiva, ya que establecen sus jerarquías en base a sus peleas.

Los humanos, hemos desarrollado estrategias de competición basadas en el lenguaje, un don que no podían emplear durante el juego (el silencio era obligatorio). Rahul Bhui, uno de los estudiantes de graduado de CalTech que participó en el experimento lo explica de forma gráfica:

"Los humanos tenemos el lenguaje y colaboramos ampliamente entre nosotros en un modo que los chimpancés desconocen, algo por lo que no tenían que preocuparse durante este experimento. A pesar de que este "don" nos hace perder con los chimpancés, es de suponer que evolutivamente ha tenido muchas ventajas en otros campos. Por tanto podemos considerar que este impedimento (el que hace que salgamos derrotados en este experimento) es el precio a pagar por otras de nuestras habilidades".

[Relacionado: ¿Conoces a la orangután que nada a estilo braza y al chimpancé que bucea?

El trabajo se publicó el pasado 5 de junio en la edición online de la revista Scientific Reports.

Me enteré leyendo Livescience