CBS, ciegos que “ven” y no lo cuentan…

La anciana señora Lillian Boyd, ciega desde hace más de 20 años y con la respetable edad de 86 años, se encontraba sentada en su casa del condado de Durham, Reino Unido, cuando de pronto y para su sorpresa, comenzó a ver cosas.

[Relacionado: Esto es supervisión y no de supermán]

Primero fueron dos pequeños labradores negros. Tras los perros aparecieron varias niñas pequeñas, con bonitos y elaborados vestidos. Finalmente vio a varios hombres, y no pudo reconocer a ninguno de ellos.

Lo primero que pensó es que aquello no era real, y que por tanto lo mejor era guardar silencio. Si le refería el suceso a sus familiares, o a su doctor, lo más normal es que la trataran por loca y achacasen sus alucinaciones a la demencia.

Sin embargo su dolencia no tenía un origen psiquiátrico, sino que se trataba de un nuevo caso de CBS (abreviatura inglesa de Síndrome de Charles Bonnet), una enfermedad que afecta a pacientes con pérdida visual y que les hace experimentar alucinaciones visuales complejas .

Según puedo leer en un artículo de la BBC, la señora Boyle prosiguió padeciendo alucinaciones que le provocaban pavor. En sus propias palabras "pese a saber que no estaban ahí, que no eran reales, no podía moverme porque parecía que iba a golpearme con esas figuras".

Finalmente, tras dos semanas de desagradable convivencia con las figuras que la visitaban, la señora Boyd se atrevió a hablar de lo que le sucedía a su doctor, el señor Dominic Ffytche, todo un experto en CBS, quien le tranquilizó y le comentó que sólamente en el Reino Unido, hay más de 200.000 personas que padecen este trastorno.

[Podría interesarte: Lentillas biónicas que nos permitirán ver como Terminator]

El síndrome de Charles Bonnet (que lleva el nombre del biólogo que describió por primera vez este mal en el siglo XVIII) aparece en personas cuya visión se ha deteriorado, cuando las partes del cerebro asociadas con la visión comienzan a crear sus propias imágenes, a pesar de verse privadas de los estímulos provenientes del nervio óptico.

El doctor Ffytche cree que la incidencia de este mal puede ser mucho mayor que el que muestran las estadísticas, ya que muchas personas deciden no hablar de sus alucinaciones por miedo a ser tomados por locos.

Una de las características de este mal es que la gente es consciente de que lo que ve no es real, pese a la complejidad de detalles de lo que creen ver (los vestidos de las niñas que relataba la señora Boyd, por ejemplo). Además, las personas que aparecen en las alucinaciones no son reconocibles.

Ffytche cree que la causa de estas visiones podría achacarse al cerebro, que trata de adaptarse mejor a la pérdida visual.

Pese a que la señora Boyd describía sus visiones como "horrorosas", lo cierto es que no todos los pacientes de CBS las encuentran tan desagradables. Según un estudio realizado por el propio doctor Ffytche, en el 20% de los casos los pacientes disfrutan viendo las imágenes. Para casi la mitad, las imágenes no afectan a su estado de ánimo, mientras que en el 30% restante (el caso de la señora Boyd) las imágenes son poco placenteras.

Según puedo leer, este síndrome afecta especialmente a personas mayores que perdieron la vista debido a enfermedades como la degeneración macular.

[Relacionado: ¿Puede un ciego total percibir la luz sin saberlo?]

Si tenéis algún familiar mayor con pérdida visual desde hace años, hablad con ellos. Es probable que reciba "visitas" y no se atreva a hablar de ello por miedo a recibir medicación contra la demencia.

Me enteré leyendo BBC news.

Imagen con licencia CC (Vista en el Flicker de Artiomgorgan).

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente