¿Cambiaremos las bombillas por plantas bioluminiscentes?

Solo necesitaban 65.000 dólares para cumplir su sueño, así que aprovechando las múltiples posibilidades del crowdfunding, un grupo de jóvenes científicos englobados en la startup Genome Compiler, iniciaron su peculiar campaña en Kickstarter. ¿El resultado? hoy mismo han conseguido un cuarto de millón de dólares.

[Relacionado: Una planta silvestre abre nuevas vías en la investigación contra el cáncer]

Pero antes de aplaudir a rabiar el éxito de su proyecto, que en sólo tres días consiguió los susodichos 65.000 dólares y se pasó de largo, empecemos explicando en qué consiste la idea comandada por Omri Amirav-Drory (becario posdoctoral en la Universidad de Stanford y fundador de la empresa de construcción de genes Genome Compiler) Antony Evans (confundador de la empresa tecnológica Senstore) y Kyle Taylor (biólogo que enseña biología molecular en una organización de hackers llamada BioCurious).

Nuestros tres cerebros, han unido esfuerzos en Silicon Valley dentro de la comunidad Singularity University para luchar contra el calentamiento global, y dispendio energético sustituyendo las poco eficientes bombillas incandescentes por.... plantas bioluminiscentes.

¿Recuerdas la belleza incomparable del aspecto que presentaba la flora nocturna de Pandora en la película Avatar? Pues algo así. Imagina que el día de mañana estos ingenieros genéticos logran incorporar la luciferasa (el gen que permite que las luciérnagas brillen por las noches) al ADN de nuestras plantas terrestres, para que así, alumbren nuestro camino y permitan reducir el número de farolas. Pues eso es, a largo plazo, lo que pretenden nuestros tres genios.

[Podría interesarte: Pintando dinosaurios invisibles con luz]

Para incentivar a que las personas que apoyan su proyecto les cedieran dinero, ofrecieron recompensas tales como el envío de semillas de la planta Arabidopsis ya modificada para que brille. Todas las recompensas que implicaban la recepción de estas semillas (que no estarán a la venta) ya están agotadas. ¡Un éxito sin paliativos! Pero si te parece poco y eres un fanático que sueñas con que escriban tu nombre en el ADN de la planta, puedes lograrlo donando 10.000 dólares.

Si se han decidido por esta pequeña planta es porque es de interior, y no prospera a cielo abierto. Los tres jóvenes científicos son conscientes de que la naturaleza sigue sus propios pasos, y que si este gen bioluminiscente llega a la naturaleza y se pierde su control, la ecología del planeta podría quedar tocada. Además, la Arabidopsis es ampliamente utilizada en investigación con plantas, y su genoma ya había sido por tanto secuenciado. Por eso se han decidido por esta sencilla flor (en la foto).

Son conscientes de que para que estas plantas iluminen lo suficiente, habrá que modificar el ADN para que generen por sí mismas grandes cantidades de luciferasa. Saben además que se enfrentan a un alto grado de escepticismo, pero su idea ha llegado a convertirse en algo viral, y a la vista está que no van a tener grandes problemas de financiación cuando acabe la campaña (aún quedan 30 días de recaudación).

[Relacionado: Científicos españoles crean geranios que no producen alergia]

¿Habrá que apagar las luces en un futuro cercano, para disfrutar de la quietud de nuestro jardín? Solo el tiempo lo dirá, pero como veis ya hay alguien trabajando para que así sea. Si te interesa su proyecto puedes seguirlos en Facebook o Twitter.

Más información (y un vídeo) en Singularityhub.com

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente