Ballenas bajo la autopista

Cuaderno de Ciencias

Se dice que Atenas tiene uno de los metros menos extensos del mundo por la dificultad que tiene excavar en su histórico subsuelo, y es que los mandatarios se enfrentaban a constantes paralizaciones de la obra para la evaluación arqueológica de los restos encontrados. Algo similar sucede en Roma, hasta ahí todo normal, lo curioso es cuando te enteras de que algo así pasa haciendo una autopista, en California.

[Relacionado: Hallan fósiles con cicatrices de una pelea entre Ictiosaurios]

Por hacer un juego de palabras, las obras de la proyectada autopista de Laguna Canyon, han supuesto un "atajo" para la ciencia. Esto es así porque en la caliza del subsuelo de esa obra vial han aparecido restos de cuatro nuevas especies primigenias de ballenas barbadas con dentición.

La responsable de la identificación de las nuevas especies fue la paleontóloga Meredetih Rivin, del Centro Paleontológico y Arqueológico John D. Cooper en Fullerton, California, a quien en cierto modo le ha tocado la lotería, ya que ella era la arqueóloga asignada por la ley californiana para hacer seguimiento de la obra, algo habitual en esta clase de proyectos.

Las excavaciones se realizaron entre el año 2000 y el 2005, y resultaron ser toda una mina. Allí se encontraron cientos de restos de mamíferos marinos que habitaron la zona hace entre 17 y 19 millones de años. Entre los numerosos fósiles figuran 30 cráneos de cetáceos, así como restos de otros habitantes marinos como los tiburones.

La sorpresa llegó al clasificar semejante tesoro paleontológico, ya que cuatro de las especies representadas en el osario no habían sido identificadas. En concreto se trata de cuatro representantes cetáceos del suborden Mysticeti.

Los cetáceos comprenden a dos subórdenes, los Odontoceti, o ballenas dentadas, que incluye a ecolocalizadores como los delfines, marsopas y orcas; y también a los Mysticeti, o ballenas barbadas, que son los gigantes que filtran plancton para alimentarse. Entre estos últimos figura la ballena azul o la ballena jorobada.

[Podría interesarte: Las terroríficas profundidades prehistóricas]

Ambos subórdenes comparten un ancestro común, lo cual queda en evidencia en los restos de las primeras ballenas barbadas encontrados en otros yacimientos, que en realidad aún poseían dientes. De hecho, aún hoy en día los fetos modernos del suborden Mysticeti muestran el rasgo arcaico del desarrollo de dientes, que finalmente terminan reabsorbidos por la mandíbula antes de que se les forme el esmalte.

Las cuatro nuevas especies de ballena dentada primigenia recién encontradas bajo la autopista han revelado grandes sorpresas. Todas están datadas entre hace 17 y 19 millones de años (inicio del Mioceno y Mioceno medio), lo cual las convierte en las primeras ballenas dentadas conocidas hasta la fecha.

Tres de los fósiles pertenecen al género Morawanocetus, habituales en las excavaciones en Japón pero vistas por primera vez en California. La cuarta especie pertenece a un género diferente, los aetiocetes, una familia de mysticetes que coexistió con las primeras ballenas barbadas. No se puede considerar como ancestros de ninguna ballena viva actual a estas cuatro nuevas especies, sino que se les contempla como formas de transición hacia los mysticetes sin dientes.

El miembro de la cuarta especie, al que han bautizado como "Willy", trae sus propias sorpresas. A pesar de que las ballenas barbadas modernas son gigantes, el proceso evolutivo que las llevó a aumentar su tamaño es relativamente reciente (ocurrió durante los últimos 10 millones de años). Sin embargo Willy es considerablemente más grande que los fósiles de las otras tres Morawanocetus.

Además, sus dientes aparecen sorprendentemente desgastados, lo cual lleva a la paleontóloga Rivin a sospechar que su dieta favorita podrían ser los tiburones. De hecho las orcas actuales, que también tienden a alimentarse de tiburones, muestran patrones similares de desgaste en sus dientes.

[Relacionado: Encuentran un tiburón cíclope]

Esta investigadora espera publicar a finales de año más información sobre los tres Morawanocetus. En cuanto a Willy, aún necesitan más tiempo para "liberar" su fósil de la roca caliza que hay bajo la autopista, lo cual es todo un guiño a cierta película ¿verdad?

Me enteré leyendo Science.