Abejas, una inesperada ayuda contra las bacterias más dañinas

Cuaderno de Ciencias
Miel en bruto (primer término) y miel refinada.

Teníamos sobrados motivos para amar a las abejas, insectos sin cuya impagable labor polinizadora algunos creen que no sobreviviríamos como sociedad. Por si eso no bastase nos obsequian con miel, cera, propóleo, jalea real y el hoy en día menos conocido pan de abejas. Este pan está suscitando un gran interés por parte de la comunidad médica gracias a sus increíbles cualidades antibióticas, tal y como bien saben investigadores como Alejandra Vásquez y Tobías C. Olofsson de la Universidad de Lund (Suecia), que llevan años estudiando sus propiedades.

[Relacionado: Pequeñas momias de la naturaleza]

Hubo un tiempo, antes de que los humanos prensasen los panales para extraer únicamente la miel, en que se consumía directamente el panal - como hacen los osos o los tejones-, el cual contenía en algunas celdas el antes mencionado pan de abejas. Las abejas elaboran este producto para la alimentación de las crías, y lo hacen prensando capas de polen con sus cabezas y luego cubriendo la mezcla con miel fresca que regurgitan de sus estómagos. Al hacer esto, las abejas transmiten a este pan todo un conjunto de bacterias del ácido láctico (BAL) que forman parte de su flora estomacal. Los investigadores creen que este producto juega un papel fundamental en el mantenimiento de la salud colectiva de la colmena.

De hecho, durante milenios los humanos han venido usando la miel en bruto para combatir las infecciones. ¿Pero dónde está la clave para estas propiedades antimicrobianas? Tal y como puedo leer en una reciente nota de prensa publicada en la Web de la Universidad de Lund, los expertos creen que el secreto recae en un conjunto de trece BAL encontradas en el estómago de las abejas.

Los investigadores suecos acaban de poner a prueba los efectos de estas trece bacterias ácido lácticas enfrentándolas a varios patógenos temibles para los humanos, entre ellos el Staphyilococcus aureus resistente a la meticilina (MRSA), el Pseudomonas aeruginosa y el Enterococcus resistente a la vancomicina (VRE). ¿El resultado? Al poner en contacto a las BAL con estos patógenos en el laboratorio, las bacterias estomacales de las abejas lograron contrarrestarlos a todos.

[Podría interesarte: ¿Sustituirías durante un mes tu jabón, champú y desodorante por una población de bacterias?]

Por lo que puedo leer las pruebas con humanos se han realizado únicamente en laboratorio, sin embargo los científicos suecos han probado la acción de las BAL con diez caballos que contaban con heridas que se resistían a sanar. A pesar de que los propietarios de los caballos habrían intentado curar sus heridas con otros métodos, todos fueron infructuosos. La mezcla de bacterias ácido lácticas vivas consiguió en cambio curar las heridas de los cuadrúpedos.

Los expertos creen que el éxito de las BAL tiene que ver con el amplio espectro de las sustancias activas que generan. Los antibióticos comunes constan normalmente de un único principio activo, que se muestra efectivo contra un estrecho espectro de bacterias muy concreto. Sin embargo la aplicación de estas trece bacterias vivas consigue, de algún modo, producir el tipo de compuesto antimicrobiano correcto y necesario para contrarrestar la amenaza.

Parece que lleva millones de años funcionando bien con las colonias abejas, a las que protege de los microorganismos dañinos. Por desgracia la miel que compramos en nuestros supermercados no contiene bacterias acidó lácticas vivas, por lo que en opinión de Tobías Olofsson, muchas de sus propiedades se han perdido en tiempos recientes.

Como siempre, recomendamos no echar las campanas al vuelo. Los resultados son bastante prometedores pero hacen falta más estudios clínicos para ver si el "milagro" de los caballos puede repetirse en humanos. Si así fuera, la humilde abeja podría volver a darnos una lección y ayudarnos a combatir a aquellos patógenos que han logrado hacerse resistentes a nuestros antibióticos. ¡Y todo ello - presumiblemente - sin necesidad de costosísimos estudios por parte de las farmaceúticas!

Habrá que permanecer atentos a los avances.

[Relacionado: El ataque mortal de las abejas niponas]

Me enteré leyendo esta nota de prensa de la Universidad Lund, Suecia.