¿Por qué no lanzamos nuestros residuos y basura a los volcanes y ya está?

Cuaderno de Ciencias
Lava fundiendo una lata de refresco

Tal y como hace Yahoo desde hace ya muchos años en las célebres y divertidas “Yahoo Answers” otras muchas webs también abren sus puertas a preguntas de los lectores. Esta semana en twitter el actor cómico Anders Holm quiso poner en un aprieto a la Revista Popular Science lanzándoles la siguiente pregunta: ¿Por qué no lanzamos nuestra basura a los volcanes?

Está claro que nuestra actual sociedad y su modelo de consumo tienen un serio problema con el tratamiento y la acumulación de residuos y desperdicios pero… ¿de verdad es buena idea convertir los volcanes en incineradoras de basura?

Así, para empezar y sin pensarlo mucho podría parecer una idea factible, al fin y al cabo los volcanes nos servirían de gigantescos incineradores naturales que, sin tener en cuenta el traslado de los residuos, apenas consumirían energía...

Sin embargo antes de lanzarnos a precipitar cientos de toneladas a un volcán, comprobemos qué ocurre si arrojamos una bolsa de basura normal y corriente a las aparentemente apacibles lavas del Erta Ale en Etiopía:

La explosiva reacción que vemos en el video se produce cuando la capa superficial que mantenía estable la lava se rompe al impacto de la bolsa de basura. El mejor símil que se me ocurre para describir la situación es el de pinchar un globo y aunque bien es cierto que una vez que se ha quebrado el equilibro las explosiones serán menores, aún así no parece buena idea utilizar un volcán para incinerar basura.

[Relacionado: En las entrañas del volcán más peligroso del mundo]

En la actualidad contamos con sistemas de reciclaje mucho más efectivos y ecológicos que quemar los deshechos en un volcán, lo que nos lleva al segundo gran problema de lanzar basura a la lava: Los gases que desprendería una combustión de tal calibre serían un nuevo y gran inconveniente para el medio ambiente.

Recordemos que hoy en día la actividad geológica natural de la tierra, aunque superada por el hombre, sigue siendo uno de los mayores factores que contribuyen negativamente al cambio climático mediante la emisión de miles de toneladas de CO2 a la atmósfera… No parece conveniente aumentar esas cantidades vertiendo más “combustible” en los volcanes.

 

Imagen del volcán Kilauea, uno de los más activos del planeta

No obstante, y aunque el proyecto de arrojar basura a gran escala en el interior de los volcanes no haya resultado como pensábamos, quizá sí podríamos ser algo más selectivos y aprovechar estos grandes incineradores naturales para deshacernos de otro tipo de residuos, menos cuantiosos pero aún así mucho más peligrosos como los residuos médicos o incluso los nucleares.

De nuevo, ya os adelanto que no es buena idea…

 

Un ejemplo de residuos médicos que podríamos incinerar en volcanes

Empecemos por los residuos médicos. Gasas ensangrentadas, agujas usadas, incluso restos humanos procedentes de operaciones son tan solo algunos ejemplos del tipo de desechos que generamos diariamente en los hospitales de todo el mundo.

[Te interesará: Kawika Singson, arriesgando la vida para filmar volcanes]

En este caso nos volvemos a enfrentar al mismo problema que con la basura convencional: las emisiones de esta quema de residuos van a parar directamente a la atmósfera y en nuestros días ya los hospitales ya cuentan con otros sistemas mucho más eficientes para esta tarea. Los volcanes siguen sin ser una alternativa viable a lo que ya tenemos.

 

Incinerar en un volcán residuos radioactivos es aún peor idea

 

¿Y los residuos radioactivos? ¿Valdría la pena intentarlo? Pues, tampoco, es más, ni lo penséis…

Aunque existen volcanes en donde la lava supera los 1000 ºC esta temperatura no tendría ningún efecto sobre los combustibles nucleares, incluidos los menos peligrosos como ropas o equipamiento contaminado de los trabajadores. Como mucho podríamos reducir su volumen pero su nivel de radioactividad quedaría prácticamente intacto, con el peligro que supondrían estas emisiones para las poblaciones y la fauna cercanas al volcán.

Como vemos, la idea de utilizar los volcanes para solucionar nuestros problemas conlleva más inconvenientes que ventajas y es que las soluciones sencillas y rápidas a cuestiones difíciles siempre suelen ser más complicadas de lo que en un principio parecen.

[Relacionado: ¿Locos o apasionados? Asomándose al borde del volcán]

Referencias y más información:

Mary Beth Grigs “Why Don't We Just Throw All Our Garbage Into Volcanoes?” Popular Science

Daniel Engber “Should We Throw Hazardous Waste Into Volcanoes?” Slate

Miguel Artime sobre Residuos medicos y nucleares en volcanes en Maikelnai blog.