¿Cómo se han formado las gigantescas islas de basura en los océanos?

Cuaderno de Ciencias
260.000 toneladas de basura flota en nuestros mares

A finales del año pasado un equipo de investigadores publicaba en Public Library of Science (PLOS ONE) el estudio más completo que tenemos hasta el momento sobre la cantidad de plástico que existe flotando en nuestros océanos. En aquel entonces los científicos calcularon que existen más de 260.000 toneladas de plástico, una cifra más que preocupante.

Esta ingente cantidad de basura, formada en su mayor parte por residuos plásticos, ha terminado acumulándose en cinco grandes localizaciones que los medios han bautizado como “islas de basura” o “islas de plástico”. Estos nombres pueden despistar un poco puesto que en realidad no son verdaderas “islas” sino altas concentraciones de pequeños trocitos de plástico, algo que de hecho es mucho peor puesto que hace aún más difícil encontrar una solución al problema.

[Relacionado: Inundados en plástico. Los océanos podrían contener más de 250.000 toneladas de basura]

Nos encontramos ante uno de los mayores retos ecológicos de nuestros días: Los océanos podrían albergar hasta 6 billones de partículas de plástico, de las cuales la mayoría serían objetos de plástico de apenas un centímetro de diámetro. Además las corrientes y giros oceánicos están actuando como trituradores rompiendo las piezas grandes que predominan cerca de las costas en trozos más y más pequeños, haciendo cada vez más difícil su limpieza.

 

Visualización de NASA y NOAA

Pero, ¿cómo han llegado a formarse estas grandes extensiones de microplásticos a las que denominamos “islas basura”?

La primera respuesta es bastante obvia: Por la incompetencia del ser humano en gestionar sus propios residuos. Una buena parte de nuestros desechos diarios termina en el mar, otra parte proviene de nuestras actividades industriales y pesqueras. Cientos de miles de botellas, envases hasta las persistentes bolsas de plástico terminan flotando en las aguas oceánicas arrastradas por las corrientes y acaban  concentrándose en cinco grandes zonas.

[Podría interesarte: Un nuevo mapa del lecho oceánico descubre miles de montes submarinos desconocidos]

La segunda respuesta a la pregunta del titular es algo más complicada e implica el estudio e investigación de las corrientes oceánicas algo que, gracias a un experimento de visualización realizado por NASA y NOAA, hoy sabemos mucho más.

Se ha llamado Garbage Patch Visualization Experiment (Experimento de visualización de manchas de basura) y consiste en el seguimiento y análisis de una gran cantidad de boyas flotantes durante los últimos 35 años.

Los resultados se han presentado en las conferencias de 2015 de ACM SIGGRAPH y recopilan un impresionante trabajo de visualización datos, recogidos durante las últimas cuatro décadas.

Como os podéis imaginar todas estas boyas siguen el mismo curso que lo haría cualquier otro objeto flotante en el mar demostrando que, tras un tiempo a la deriva, las corrientes oceánicas terminan concentrándolas en las cinco grandes zonas que se observan en los gráficos.

[Relacionado: La contaminación atmosférica influye en el rendimiento escolar]

 

Referencias científicas y más información:

Greg Shirah, Horace Mitchell “Garbage Patch Visualization Experiment” NASA Scientific Visualization Studio

Marcus Eriksen, Laurent C. M. Lebreton, et al. “Plastic Pollution in the World's Oceans: More than 5 Trillion Plastic Pieces Weighing over 250,000 Tons Afloat at Sea” PLOS DOI:10.1371/journal.pone.0111913