Soy sobrina de De Guindos, ¿qué culpa tengo yo?

Notas a pie de cámara

Pues eso digo yo, ¿qué culpa tiene ella?

Que sí, que Beatriz de Guindos es la sobrina del Ministro de Economía y todo eso -ahora llegan las eternas comidas y cenas familiares de Navidad; imaginen esa mesa-. Y que sí, que la mujer se acaba de agenciar un puestazo de a 14.000 euros limpios al mes como directora suplente del Banco Mundial.

Olé tú. O ella.

 

 

Empecemos por el dinero. Yo me mareo nada más leer la cifra. 14.000 euros al mes, libres de impuestos. Me da un vahído, oiga. Que alguien me traiga el anisete para recuperarme, por favor.

Pero, pasado el primer susto, ¿les parece una barbaridad de sueldo? Pues ya les digo yo que no lo es; al menos no lo es para los estándares del lugar donde va a trabajar. En la ONU, por ejemplo, un funcionario con cargo de subdirector o secretario general adjunto cobra más de 100.000 dólares al año (también libres de impuestos en el país de orígen) más complementos más beneficios varios que van desde el pago del colegio de los hijos, a viajes a casa, o fondos de pensiones y seguros de vida). En la OTAN un gestor puede cobrar (en el tramo más alto de su categoría) más de 8.000 euros al mes y una secretaria más de 3.000 (más pluses y beneficios). En la Unión Europea, el sueldo mínimo para funcionarios técnicos, traductores e intérpretes es de más de 4.000 euros al mes. Un funcionario técnico de la categoría más alta puede cobrar más de 12.000. En el propio Banco Mundial, un cargo intermedio supera los 70.000 dólares al año (más pluses y beneficios).

 

 

Pero claro, no sólo es el sueldo. Es que es sobrinísima-de. Aquí en España estamos ya muy escaldados con las decenas, o centenares, de casos de enchufismo que pueblan nuestra geografía (veanse a modo de ejemplo los casos del exalcalde de Jerez, Pedro Pacheco, que cumple condena de 5 años y 6 meses de prisión por la contratación irregular de dos asesores en empresas municipales; o el del alcalde de Porriño, imputado por contratar a dedo a empresas y a familiares, entre otras muchas cosas). Dinero que nos cuesta mucho ganar y que termina yendo a parar a engrosar las nóminas de personajes cuyo único mérito curricular es ser sobrinísimos-de algún cargo público.

Y aquí vuelvo al argumento con el que comenzaba este post: ¿tiene Beatriz de Guindos la culpa de ser sobrina de quien es?

Titular de El País. Hace un año.

Titular de El País de hace un año.

 

Ya en 2013 tuvo que renunciar a un ascenso como Directora de Competencia -uno de los puestos más importantes de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia- tras la polémica generada por su nombramiento. Entonces, el salario era de 75.000 euros brutos al año. Algunas fuentes cuentan que fue su propio tío, de Guindos, el que le pidió que reunciara al puesto, para eliminar cualquier sospecha de enchufismo tras el revuelo generado. De Guindos aseguró entonces haberse enterado del nombramiento de su sobrina "por la prensa, y he visto que los nombramientos son de funcionarios que estaban ahí (...) el Gobierno no intervniene para nada". Aunque lo cierto es que, según contaba entonces El País "la mayoría de los consejeros nombrados para la CNMC son afines al Gobierno e incluso han trabajado en el Ejecutivo. Su presidente es una persona muy cercana a Luis de Guindos".

Tampoco ayudó a dar imagen de transparencia el que la persona que le relevó en el cargo fuera la hija de otro ministro, de Miguel Arias Cañete. 

 

Beatriz tiene, según los expertos, un buen currículum. Según su perfil en Linkedin, fue premio extraordinario de Fin de Carrera en 2001, en la Facultad de Economía de la Universidad Complutense de Madrid. En 2003 ingresó en el Cuerpo Superior de Técnicos Comerciales y Economistas del Estado, ocupando los puestos de Jefe de servicio, Consejero Tecnico y Subdirectora Adjunta. En 2007 fue nombrada subdirectora de Conductas Restrictivas de la Competencia, y en 2008 subdirectora de Industria y Energia. Comisión Nacional de la Competencia.

¿Hasta dónde ha intervenido en su designación su currículum y hasta donde su parentesco? ¿Le ha ayudado ser sobrina de, o, al contrario, le ha perjudicado?

Entonces, ¿tenía que haberse dedicado a hacer cerámica?

Quizá esto de los cargos nombrados a dedo en la Administración deberían llevar como obligación legal la misma claúsula que los sorteos-concursos-etc de muchas empresas: prohibido participar a empleados y sus familiares.

Para evitar suspicacias.

Aunque, ¿qué culpa tiene ella de que su tío sea el Ministro? ¿Qué opináis vosotros?

Vídeo relacionado